lunes, 5 de abril de 2010

GRACIAS… A LOS LOBOS DE TAMBOV II por Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 18 de febrero del 2010 (FCP). Precisamente con el coronel Pavel Abramov varios cubanos tuvimos fuertes encontronazos, debido al grado de confiabilidad política de las familias de nuestras novias rusas. Este bolchevique uniformado se convirtió en nuestro gran inquisidor, junto al omnipresente teniente coronel Telmo Suárez.


El detalle del asunto se centraba fundamentalmente, en estimular las relaciones amorosas de los cadetes de la isla del Mar Caribe con jóvenes de familias no originarias de Tambov. E incitar, a que los amoríos de los isleños fueran con vástagos femeninos, de ciudadanos soviéticos traídos a laboral a aquella poca transparente ciudad.


Estas no censuradas novias de los cubanos, por lo general eran de origen ruso, ucraniano o bielorruso, siempre en orden decreciente. En su inmensa mayoría, cuando uno arribaba a sus apartamentos se percataba, que era hijas de militares de carrera, destacados en aquella estratégica región militar, localizada al sudeste de Moscú.


A parte, de las mencionadas seis escuelas superiores militares en la periferia de esa ciudad, durante los encuentros y celebraciones de índole castrense en que participábamos, nos pudimos dar cuenta, que un gran número de unidades y fábricas militares se asentaban por allí. El aparentemente pacífico territorio servía de soporte al militarismo soviético.


Tras la el derrumbe del Campo Socialista Europeo, en el año 1989 y la posterior desintegración de la URSS, en 1991, se pudo saber que las Tropas Coheteriles Estratégicas poseían una fuerte logística en las áreas cercanas a Tambov. Y en la Guerra Fría, las primeras bombas atómicas de los Estados Unidos de América caerían en aquel lindo lugar.


Tambov, junto a las ciudades de Yaroslavl, Ivanovo, Vladimir, Riazan, Lipetsk, Kaluga, Tula, Tver, Smolensk y Penza, conformaban el más cercano anillo defensivo-ofensivo estratégico, para repeler un ataque nuclear. Por trabajos históricos posteriores se ha podido conocer, que el Puesto de Mando de Ataque al mundo democrático…. se ubicaba en Tula.


Sólo cuando los cubanos nos compenetramos con los residentes de aquella ciudad y estos comenzaron a confiar en nosotros, fue que vinimos a saber de su arraigada tradición anticomunista. Las opiniones generalmente venían como anécdotas de lo ocurrido durante la Guerra Civil Rusa, oficialmente desde 1918 hasta 1922, pero que aquí duró hasta 1936.


Siempre eran los de mayor edad cronológica, quienes contaban lo acaecido en los espesos bosques, que rodeaban aquella, siempre misteriosa, localidad rusa. Ellos hablaban con un regionalista orgullo de las partidas guerrilleras anticomunistas, que lograron enfrentar al Ejército Soviético…. por la nimiedad de 18 largos años.


A estos partisanos, se les llamó con presunción por parte de los habitantes de aquella campiña rusa: "Los Lobos de Tambov". Según ellos nos aseguraban, estos combatientes estuvieron con las armas contra los "Guardias Rojos", sin recibir ningún apoyo logístico desde el extranjero, pues los "Ejércitos Blancos" habían sido sacados de territorio de la URSS, hacía mucho tiempo.


Ahí, nosotros juveniles y apasionados admiradores de los idolatrados, por ser publicitados, cuales victoriosos mariscales soviéticos de apellidos Chukov, Rokossosky y Koniev. De ellos supimos de primera mano, que el Ejército Rojo, en el año 1938, padeció trágicas represiones, conocidas como purgas, en las que fueron víctimas los mariscales Tujacheski, Bluccher y Budiunny.


Asimilamos de golpe y porrazo, que una parte de la historia en la edificación del socialismo en aquel extenso país, nos había sido ocultada deliberadamente. Y que levantar el comunismo en el proclamado como: "Primer País Socialista del Mundo", había traído unas secuelas demasiado negativas, como la violación de los derechos de sus propios partidarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada