jueves, 3 de septiembre de 2009

EN BUSCA DE UNA SOLUCIÓN ÓPTIMA, Rafael Pérez González.

Parroquia, Santa Clara, Villa Clara, 3 de septiembre del 2009 (FDC). Juventud Rebelde, diario oficial, publicó el 31 de mayo del 2009, un artículo donde se decía que la cosecha de tomates había tenido problemas. Producto de la falta de transporte, esta dificultad se hace también presente ahora en la cosecha del arroz.

Allí a la vez rezaba, que la empresa Grupo Empresarial de Camiones (UDECAM) no tenía la suficiente capacidad para asumir toda la carga de la recolectora empresa, Unión Nacional de Acopio. Cosa que se necesitaba para la distribución de sus mercancías a la población, porque evidentemente algo no funciona.

La traslación de productos, entre diferentes destinos, siempre ha estado presente en la economía cubana. Para tratar de resolverlo se han ideado entre otras soluciones los “Puestos de Mando”, desde donde se pretende hacer una distribución óptima de las cargas.

El trabajo del matemático ruso A. Kantorovitch: “Métodos Matemáticos de Organización y Planificación de la Producción”, en el pasado siglo XX, fue donde por vez primera se le aplicó una teoría matemática, denominada hoy Programación Lineal, a una amplia gama de problemas concretos de la economía, entre ellos el transporte.

En 1947, George B. Dantzing señaló, en términos matemáticos muy rigurosos y generales, el enunciado estándar a que debe someterse cualquier problema de Programación Lineal. En 1951, comienza el estudio del “Método Simplex”, el cual posteriormente se transformó en el pilar fundamental de esta disciplina.

Cuba tiene suficientes graduados en Matemática, Matemática Aplicada, especialistas en Investigación de Operaciones, Informática, Estadística y Economía, con los cuales podrían formarse grupos de trabajo. Estos serían capaces de abordar el problema antes mencionado de una manera científica.

Con ellos, se aplicarían los procedimientos de optimización al acarreo de mercancías y trabajar de una manera acreditada el asunto en este país. Ninguna persona o grupos de personas, pueden rivalizar por muchos conocimientos que tengan, con los métodos científicos para la solución óptima de este problema.

Estas técnicas se han utilizado en empresas estatales, para la búsqueda de soluciones acertadas, es decir con ahorro de combustible y con una transportación eficiente. Pero estas han sido rechazadas por algunos jefes, que alegan, que si ahorran carburantes, entonces le darán menos en la próxima entrega.

Es necesario que se de un salto de calidad en la solución del transporte de mercancías, con la implementación de los procedimientos antes citados, a nivel nacional. La comida del pueblo y que los cubanos no lleguen a desnutrirse, depende en parte de la solución a este apremiante asunto.

Dejemos a un lado los llamados Puestos de Mando y otros inventos por el estilo, con reminiscencias castrenses. Pues como dijo nuestro apóstol nacional José Martí: “…una república no se manda como un campamento militar…”. Los que hasta ahora no han resuelto el asunto eficientemente, recuerden que no se puede inventar… lo que ya esta inventado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada