martes, 23 de marzo de 2010

ÁNGELA…. LO VE VENIR, Clara Pérez Gómez.





Clara-2.jpg



Camajuaní, Villa Clara, 25 de febrero del 2010 (FCP). Ángela siempre había viajado todos los domingos a comprar comestibles a la ciudad de Santa Clara. Para ella, estos viajes semanales constituyen todo un divertimento, siempre ha pensado que en un final y a pesar de las dificultades en el transporte, 25 kilómetros…. no son nada.



Pero tuvo una intervención quirúrgica por la especialidad de Ortopedia, en octubre del 2009. Esta circunstancia la alejó por unos meses de sus cotidianos viajes de compras. Oyó decir a sus familiares más cercanos, que fue a partir de los días finales del pasado noviembre, cuando ni por las fiestas de Navidad y Año Nuevo lograron diversificar las entregas.



Ella se ha quedado sorprendida, tras estos pocos meses de ausencia, por la baja oferta de los productos en los distintos Mercados Agropecuarios, en la capital provincial de Villa Clara. Le parece que un ciclón tropical pasó y arrasó con los surtidos anaqueles, a que su vista experta estaba acostumbrada.



Aunque se graduó como Ingeniera Civil, desde que comenzó la gran crisis económica cubana, denominada por el gobierno "Período Especial", en los años 1988 al 1990, ella decidió abandonar su puesto laboral, en la hoy desaparecida Empresa Constructora de Obras de Ingeniería (ECOING - 5). Se dedicó entonces, a trabajar con el Estado en otra rama más lucrativa.



A pesar de su muy personal prosperidad económica, nunca se decidió a procrear un hijo o hija en este infierno sin fuego, que es la isla de Cuba. Ya tiene 39 años de edad y no se arrepiente de no haber parido, pues no quiere sentirse culpable de traer a un vástago a sufrir y padecer a este perro mundo, en que se ha convertido el archipiélago antillano.



Con los padecimientos de sus numerosos sobrinos y sobrinas, a Ángela le basta y sobra. Ella ve, como sus hermanos y hermanas se desgastan en la búsqueda de alimentos y vestimentas, que en cualquier otro país son puras nimiedades, pero aquí en la isla, se convierten en perentorias necesidades.



Quedó espantada ante la pelea entre parroquianos, que deseaban adquirir malangas que venían en una carreta de la cooperativa agropecuaria "Ovidio Rivero". Esto lo presenció en las áreas aledañas al Mercado Agropecuario de "Buen Viaje", para restablecer el orden acudieron dos autos patrulleros de la Policía Nacional Revolucionaria.



Un poco después, cuando entró a las naves de ventas, comprendió el porqué de la trifulca entre la clientela. Los estantes estaban prácticamente vacíos y las ventas se limitaban a pocos productos de la madre tierra. Estaban entre estos: ajíes, ajos, cebollas, coles, plátanos, tomates y frijoles negros.



Las frutas como alimentos esenciales para el balance nutritivo brillaban por su ausencia, también ella se percató, que se expendía un solo tipo de carne, la de cerdo. Una proteína animal, que según los especialistas es entre las carnes una de las más dañinas y que aporta al cuerpo humano nutrientes indeseables como las grasas polisaturadas, que incrementan el índice de colesterol.



El relativamente nuevo gobierno del general de ejército Raúl Castro Ruz, no se ha pronunciado oficialmente respecto al desabastecimiento alimentario, no obstante, este se puede constatar al visitar las Placitas de Ventas de Alimentos o los Mercados Agropecuarios. Es obvio, ella también ve venir el hambre.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada