martes, 30 de marzo de 2010

Chistes

Sabido es por todos, la prohibición que pesa sobre los cubanos, de no sacrificar ganado mayor, en especial vacuno. Las condenas que pesan sobre este tipo de transgresores de la ley, ha hecho expresarse con la jocosidad propia de los nacidos por estos lares, que es mejor matar una persona que una vaca, pues te salen menos años de presidio.


De turismo por la Mayor de las Antillas, se encontraba un hindú, de esos vegetarianos a ultranzas, que de inmediato se percató del tabú sobre la inmolación de los bovinos, creyendo por error, que se debía a que se les consideraba sagradas como en su querida tierra, se sintió más a gusto.


Pero pronto despertó de su desliz, cuando una noche disfrutaba de las delicias del campo en esta paradisíaca isla, sin los temores a alimañas venenosas como en su natal país, cuando de pronto sintió mugidos de dolor a una distancia prudencial y por curiosidad fue a investigar.


Cual no sería su sorpresa, al ver a tres lugareños cuchillo en mano, descuartizando a uno de esos rumiantes, el horror a penas le dejó pronunciar palabra, mas cuando se repuso del impacto preguntó:


_ ¿Cómo era posible aquel sacrilegio?


A lo que los hambrientos cubanos respondieron:


_ ¿Qué sacrilegio, ni animal sagrado? Aquí lo que pasa es que los comunistas no dejan comer de esta carne al pueblo, para ver si pueden recuperar el número de cabezas de ganado que tenían en un principio, porque entre las que se comieron en la Sierra Maestra, las que se han comido en estos 50 años en el gobierno los hermanos Castro, sus tracatanes del Comité Central del Partido Comunista y los de la Seguridad del Estado…las vacas han caído en Peligro de Extinción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada