martes, 23 de marzo de 2010

LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ EN CUBA II y FINAL, Licet Zamora Carrandi.



Licet3.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 25 de febrero del 2010, (FCP). La Convención sobre los Derechos de los Niños y las Niñas de las Naciones Unidas de la cual Cuba es signataria plantea que: "Las niñas y los niños tienen derecho a la atención sanitaria". A pesar de que en esta isla la atención médica es gratuita no siempre se puede acceder a ella.


Años atrás se podía tener acceso a la salud pública con facilidad, ya fuera por los consultorios, los cuerpos de guardias o en las escuelas becadas donde existían médicos, enfermeras y carros para llevar a los enfermos a los hospitales. Hoy todo esto ha desaparecido, si los alumnos se sienten mal, los que deciden si están enfermos o no, son los mismos profesores.


Cuando los alumnos se sienten verdaderamente aquejados y en vista de que los profesores no los toman en cuenta, deciden llamar a sus padres para que lo lleven al Área de Atención de Salud más cercana. Entonces es cuando se pone bueno el asunto, se le redacta un Acta Disciplinaria, porque no se puede salir de la escuela y mucho menos llamar a los padres.


Triste situación de abandono y negligencia la que sufren los becados cubanos en sus escuelas. La crueldad tampoco está ausente de estos centros, pues los educadores usan métodos correctivos dignos de la Edad Media, de injusticias es mejor ni hablar pues las preferencias, ligadas a la posición social o política de los padres de los educandos, juega un papel importante.


Contradice todo esto la Convención de la ONU que asevera: "Las Niñas y los Niños tienen derechos a que se les proteja de la crueldad, la negligencia y la injusticia". Situaciones que en Cuba se violan constantemente no sólo en el plano educativo, sino también en el ámbito social producto del régimen dictatorial imperante por más de 50 años.


Decía Martí, el Apóstol de la Independencia cubana que: "Libertad es el derecho de todo hombre a ser honrado, a pensar y hablar sin hipocresía". Reafirma la Convención de marras que: "Las Niñas y los Niños tienen derecho a expresar su propia opinión y a reunirse con otros para expresar sus puntos de vista".


Nada más alejado de la verdad, en este país pensar está prohibido, expresarlo y discutirlo con otros, constituye delito. Por atreverse a disentir de la opinión oficialista, en el 2003, fueron condenados 75 pacifistas a varios años de privación de libertad, algunas frisaron hasta casi tres décadas, por el solo hecho de tener Bibliotecas no gubernamentales o difundir la verdad.


Por estas medidas antidemocráticas sufren los hijos de los encausados en la llamada Primavera Negra y en general la prole de todos los opositores cubanos estén o no prisioneros. A los niños se les inculca el temor a la libre expresión, la Doble Moral y la simulación florecen desde temprana edad, producto de una educación politizada y escolástica, que impide todo razonamiento.


Esta Convención de la ONU expresa que: "Las niñas y los niños discapacitados tienen derecho a atención y capacitación especial". Este derecho se cumple en todo el país, pero sin maltrato a los infantes discapacitados sólo se practica en el Hogar "La Edad de Oro", en La Habana, asistido este por las monjas, Hermanas de la Caridad.


"Las niñas y los niños tienen derecho a jugar", según la Convención de la ONU. Situación bien difícil para los niños cubanos, pues los juguetes se venden en moneda dura, a precios altísimos, imposibles de alcanzar por los trabajadores cubanos cuyos salarios son bien bajos, que apenas les alcanza para poder comprar los escasos alimentos de la canasta básica.


Sin contar los gastos en ropa, zapato, agua, electricidad, además de impuestos por los artículos forzados a comprar en la Batalla de Ideas, popularmente "Batallas de Idiotas", pues el pueblo adquirió deudas, todo esto hace que a los cubanos se les dificulte cada día más la existencia. Simplemente, los juegos y las vacaciones para los niños en Cuba, es todo un lujo inalcanzable.



Los-derechos de la niñez-en-Cuba-II.gif


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada