jueves, 28 de mayo de 2009

LA EMIGRACION. SUS CAUSAS EN CUBA, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 28 de mayo del 2009 (FDC). El mundo de nuestros días vive momentos significativos, caracterizados por etapas de fuertes enfrentamientos entre las disímiles posiciones que asumen los gobiernos en cuestiones acuciantes. Como las crisis económicas, los conflictos bélicos, las violaciones de los derechos humanos y el éxodo masivo de personas, que estos originan.

Diariamente miles de hombres y mujeres en diferentes partes del mundo cruzan las fronteras que separan a sus países, para abandonar la tierra que los vio nacer. Siempre en busca del bienestar, sosiego, tranquilidad, libertad y progreso, que no lograron alcanzar en su lugar natal.

Lo que distingue al hombre del animal, es que este último se adapta a las condiciones que prevalecen en la naturaleza, mientras que el primero lucha por transformarlas. Los portadores de conciencia persisten en hacer cambiar las circunstancias, pese a las condiciones adversas del contexto.

Adaptarse no forma parte de la filosofía humana, la historia de la sociedad así lo confirma. La lucha por el progreso, la libertad y la democracia son claros ejemplos de que el ser humano no soporta indefinidamente las barreras que le impiden respirar o cualquier sistema que lo trate de ahogar.

Emigrar es una palabra que ha tomado vuelos desde los finales del siglo XX e inicios del XXI. Siempre han existidos los emigrantes que son las personas que se marchan a otras naciones, en busca de mejores condiciones sociales y laborales, para realizar sus sueños inconclusos.

Raro es el día en que la prensa nacional, no publique alguna que otra información relacionada con embarcaciones cargadas de inmigrantes, que en ocasiones han naufragado en el Mar Mediterráneo, cuando iban a Europa en busca de una vida mejor, lo que provoca la muerte de marroquíes, argelinos, libios y tunecinos.

La fuente de suministros de expatriados no solo es África, la cual mantiene el primer lugar por las guerras intestinas que se producen en esos territorios. Donde miles de individuos huyen despavoridos de las atrocidades y crímenes espeluznantes que ocasiona cada contienda civil.

También cientos de miles de “balseros” cubanos han sido víctimas de los tiburones en el Estrecho de la Florida. Almas, de todas las edades se han lanzado a las aguas turbulentas del Mar Caribe, en busca de la ansiada independencia carencial en su patria. Por eso abandonan el espectro de la dictadura y la represión.

En Latinoamérica y Centroamérica son millones los individuos que dejan sus viviendas y terruños, para viajar a Estados Unidos, a pesar de la crisis financiera actual. Debido a que se mantiene como el más poderoso económicamente del mundo.

Nuestro archipiélago era antes del año 1959 un territorio receptor de migraciones chinas, españolas, jamaicanas, haitianas, dominicanas y turcas. Venían a esta isla atraídos por el progreso que en todos los órdenes presentaba, había garantía para las grandes y pequeñas inversiones y absoluto respeto por la propiedad privada.

Para algunos estudiosos del tema existen dos categorías de personal migratorio, el económico y el político. Muchos no están de acuerdo, pues toda escapatoria de Cuba es para buscar mejoras económicas y fruto de una decisión antigubernamental del sistema unipersonal, que ha sido la causa de la pobreza y el atraso de la república.

Quieren aplastar la conciencia del cubano, obligan a este ante el acoso y la persecución a exiliarse, a seguir el camino de Martí y de tantos otros patriotas. Ese es el motivo principal de la emigración mayor y más abierta, la otra, la económica tiene en Cuba las mismas causales políticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada