jueves, 14 de enero de 2010

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 31


Parece que llegó el año 2010 a Cuba y la gran mayoría de los cubanos residentes en esta isla-prisión mostraron, como buenos histriones que son una falsa alegría. Porque ya son 51 años, donde los gobernantes aparentan preocuparse por su hambreado pueblo, mientras los gobernados simulan aterrorizados que les creen las mentiras a sus líderes.

El desabastecimiento alimenticio y de otros bienes de consumo ya había comenzado, desde el mes de agosto del fenecido año 2009. Ahora con el arribo del Nuevo Año este se ha acentuado de un modo palpable y lacerante, fundamentalmente al tratar de adquirir alimentos que contengan harina de trigo.

Las largas colas, en ocasiones con más de 150 metros, en la recién inaugurada cafetería “La Terraza”, ubicada en pleno y céntrico parque “Leoncio Vidal”. Denotan la necesidad que existe entre los santaclareños de poder comprar los baratos, así como sabrosos panques o las aún más costosas gaceñigas.

Los máximos dirigentes de la tambaleante Revolución Cubana no han tenido la entereza ética ante su pueblo, de anunciar que el Período Especial en Tiempos de Paz, forma eufemística de nombrar a la crisis económica, que dura ya 21 años, que nuevamente se va a recrudecer y estos son sólo los primeros síntomas.

Ni el mismo Reflexionante en Jefe ha tenido los arrestos suficientes para hacerlo, de modo sincero con los lectores y conciudadanos que están atentos a estos, casi siempre largos artículos periodísticos. El líder histórico de la Revolución Cubana comprende mejor que nadie, que ya son 21 años de crisis económica sin que aparezcan esperanzas.

Todas las “Reflexiones del Compañero Fidel” se ocupan de hacer críticas a asuntos localizados en predios extranjeros. Para el líder histórico de la Revolución Cubana es más fácil obviar lo que sucede dentro de Cuba, él prefiere imitar al avestruz, un animal que entierra la cabeza en la arena para no mirar su entorno inmediato.

Se terminó la bonanza en la hacienda presidida por ese payaso con espurios visos de estadista, que se hace nombrar Hugo Rafael Chávez Frías. Venezuela cerró el pasado año, con un déficit en su Producto Interno Bruto (PIB) de 2, 8 % con pérdidas. Ahora el emergente chavismo y su Socialismo del Siglo XXI no pueden sacarles las castañas del fuego a los castristas.

Si se visitan las anteriormente abarrotadas Tiendas Recaudadoras de Divisas de la Ciudad de Marta Abreu, se palpa a cada paso la carestía de productos a la venta, sean estos para comer o usar. La capital de la provincia de Villa Clara no es la excepción de la regla en el archipiélago, el no suministro recorre a toda la nación.

A los cubanos de a pie, precisamente a esos que pueden ir a los centros comerciales de la isla que venden en monedas convertibles, sólo a mirar lo que allí se expende. Se enteraron de golpe y porrazo que el “paternal” estado socialista cubano, les había quitado un libra de azúcar de la canasta básica, sin que ninguno de los medios de difunción masiva lo informase.

Hizo su entrada el recién estrenado año 2010, los cubanos por ahora protestan en voz baja, porque el miedo a la delación los corroe. Sin embargo, aseguran los más viejos entre los residentes aquí, que el hambre que se ve venir es muy mala consejera, debido a que cuando los niños piden de comer, ya los padres nada tienen que perder.

FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada