jueves, 14 de enero de 2010

…….. HASTA EN LA BASURA II y final, Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 14 de enero del 2010 (FDC). Comprendió con una lacerante celeridad, que el recaudar divisas convertibles para beneficiar al pueblo, era un eufemismo de mal gusto. Se sintió utilizado por una nomenclatura inescrupulosa y se lamentó de su idealismo, algo que le pudo costar la vida en par de misiones en tierras africanas.

Ya en 1994, se hizo el firme proyecto de robarse sólo un poco de sus recaudaciones, hechas por el largo y ancho mundo a sus jefes superiores. En estos menesteres llevó la nimiedad de casi 16 años, por eso posee cuentas secretas en varios bancos extranjeros y ya logró sacar a su hijo mayor, para que las administre en el exterior.

Ahora tiene mucho miedo, porque las cosas han cambiado bastante, después de la enfermedad de Fidel Castro Ruz, los investigadores del nuevo presidente Raúl, no le tienen confianza alguna. Pues han salido nuevamente sus posiciones, respecto a su apoyo a las reformas durante la “perestroika”, en la desaparecida Unión Soviética.

Le han advertido, que está bajo estricta vigilancia de la CIM, porque los militares ya lo acaparan casi todo. Sabe que existe un equipo de auditores castrenses tras sus pasos y otro conjunto de inquisidores ideológicos en el examen de todas sus conversaciones, sean estas de trabajo o privadas, eso ahora, para nada importa.

Conoce que la orden de sacarlo de su cargo está cursada por el propio coronel Rolando Alfonso Borges, su inquisidor principal, quien desde su puesto como Jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC-PCC). Los únicos que aún hurgan en sus asuntos, a ver si lo pueden procesar por el delito de Cohecho, mientras lo tienen en casa.

Él, sabe mejor que nadie, que técnicamente nunca podrán encontrar nada sospechoso en su contra, puesto que sus malversaciones siempre se ejecutaron fuera de Cuba y jamás dejó testigos o rastros. Está conciente, que si no es acusado de nada, pronto le propondrán se jubile antes de los 55 años de edad, cosa que con rapidez piensa hacer.

Está bastante preocupado, porque el último día 10 de diciembre de este año 2009, fue movilizado por la represiva, para realizar un Acto de Repudio contra las reconocidas internacionalmente como “Damas de Blanco”. Él, que tanto ha viajado, las ha visto y escuchado en televisoras extranjeras y sabe que sólo protestan por la liberación de sus familiares presos políticos.

Allí en plena calle habanera, fue uno de los que más gritó contra estas valientes mambisas del Siglo XXI, pero en secreto llevaba varios años admirándolas. Precisamente por eso, no se pudo contener y en medio de la golpiza abrazó a una de las mujeres reclamantes y le dijo al oído: “Sigan luchando…. que pronto van a lograr su objetivo”.

Tras decir lo que realmente piensa, ahora tiene terror, algo no muy raro en la Cuba actual. Por eso, desconfía de todos, en primer lugar de la desconocida Dama de Blanco, a la que le abrió su alma y corazón, pues esta pudiera ser una de las tantas agentes encubiertas, que tiene la Seguridad del Estado en el seno de los grupos disidentes.

Ernesto no quiere que lo pesquen en nada y sabe que hasta sus amables vecinos lo vigilan, entonces para que estos no sepan ni lo que come, no bota la basura frente a su vivienda, camina un poco y tira las sobras de esta todas las noches, para que se la lleve el agua. A otro colindante que le solicitó le diera el sancocho suyo para los puercos, se lo negó…. por si las moscas.

Porque en un régimen totalitario hay que tener mucho cuidado, puesto que él aún era un joven, pero se recuerda bien, como el G-2 revisaba los desechos de una casa que vigilaba, en el serial “En silencio ha tenido que ser”. Sabe que el Acto de Repudio fue filmado, pues después lo pasaron por el Noticiero Nacional de Televisión.

Bajo ningún concepto puede cometer la equivocación de realizar otro acto conductual, que lo haga sospechoso ante quienes lo escrutan día a día. Por eso determinó, tras consumar su error afectivo debido a un sentimiento admirativo, que debe ser preciosista porque convive en una sociedad policial y pueden conocer hasta lo que gastas, al revisar…. hasta en la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada