jueves, 14 de enero de 2010

¡NI LOS CERDOS DUERMEN SOBRE LA TIERRA! Félix Reyes Gutiérrez.


Ranchuelo, Villa Clara, 7 de enero del 2010 (FDC). Tras el paso de los Ciclones Tropicales que tanto afectan al país, el gobierno cubano promulga al universo que en la isla no hay personas desamparadas. Sin embargo, la realidad es distinta, muchas familias que perdieron sus viviendas pernoctan en albergues, mientras otras con daños menores esperan la restauración de sus casas.

Norma Zúñiga León, residía junto a sus tres hijos, dos varones y una hembra, en una morada con paredes de madera, techo de cartón y piso de tierra. Cuya longitud era de nueve metros de largo por tres y medio de ancho. Compuesta por cuatro habitaciones, sala, cuarto, cocina y baño.

A mediados del año 2006, el domicilio, ubicado en la calle Colón # 152, entre Cuba y Rego, del municipio Santa Isabel de las Lajas sufrió la embestida de los huracanes. Los cuales acarrearon daños de envergadura en el techo y paredes del hogar. Ello precisó a Norma a construir un cuarto, de cuatro metros de largo por tres de ancho, con tablas de Palma Real en mal estado.

Las pésimas condiciones de hábitat, conllevaron a que la dañada enviara misivas a René Montes de Oca, Jefe del Departamento de Atención a La Población del Consejo de Estado, durante los años 2006 y 2007. Quien le respondió a la demandante que debía remitir sus quejas a la Dirección Municipal de la Vivienda y al Parlamento Provincial en Cienfuegos.

Reclamó por vía telefónica a las funcionarias del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, de nombres Jema y Marta, quienes contestaron que la reconstrucción del domicilio tenía que resolverse en los niveles provincial y municipal de la vivienda. Cosa que hasta la fecha no se ha decidido aún.

La afectada, quien cojea de su pierna derecha y padece de cardiopatía isquémica, osteocondritis, hipertensión arterial y lipoma en la columna vertebral, también acudió al gobierno de la municipalidad en reiteradas ocasiones. Allí su presidente, Javier Saya, quien se personó en el hogar, le refirió que no podía hacer nada al respecto, porque el territorio carecía de recursos.

Durante el 2009, demandó su contexto habitacional ante la sede del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la localidad. Y Miguel Sotolongo Pérez, máximo directivo del organismo, sólo le entregó dos kilogramos de puntilla y veinticinco tejas, de asbesto cemento, defectuosas, las que colocó en el techo de inmediato.

Aunque Norma desee restaurar el hogar por medios propios no le es posible, el estado le retiró una pensión de 80 pesos nacionales que devengaba por concepto de Seguridad Social, la cual le imposibilitó hasta adquirir los medicamentos en la farmacia. Gracias al apoyo monetario de sus vástagos es que trata sus padecimientos.

Por sus penurias económicas, se vió impedida de asistir a una consulta de ortopedia, con el doctor Miguel Ángel, en el hospital Frank País, de la capital cubana, el pasado 30 de abril. Tampoco pudo intervenirse quirúrgicamente de la región dorsal y los tobillos en clínicas de la región sureña. A su vez el inmueble no reúne las condiciones necesarias para su proceso de rehabilitación.

En la actualidad, Zúñiga León, convive con su nieta Claudia Magdelei Miranda, de 10 años, cuida de una descendiente de su hija, para que esta acuda a las clases de Licenciatura en Enfermería. Está afligida y se cuestiona como es posible que el gobierno de Raúl Castro le mantenga abandonada, cuando ni los cerdos duermen sobre la tierra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada