viernes, 12 de febrero de 2010

ALLÍ EXISTIÓ…Carlos Valhuerdi Obregón.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 21 de enero del 2010. (FCP). Entre Matanzas (ciudad) y el bellísimo balneario de Varadero, encontramos a un lugar también hermoso, que en sus inicios fue un pueblo de pescadores: Boca de Camarioca. A comienzos del siglo XX, al terminar la Guerra de Independencia, algunos de los emigrados cubanos que residían en Tampa y
Cayo Hueso, regresaron a la patria con sus hijos nacidos en La Florida.

Estos antiguos exiliados, habían conocido a Martí, donándole recursos para la “Gesta del 95”, por lo tanto eran patriotas, que retornaban a su amado suelo, decidiéndose a instalarse en este lugar, por la belleza del paisaje, además de la posibilidad de sustento que les ofrecía el mar, o hacia sus alrededores, los agricultores. Pero estos también construyeron casas para veraneo en la costa.

Ya a mediados del siglo pasado, el poblado era cada vez más próspero, el espíritu emprendedor del cubano, había construido bares, billares, tiendas y por supuesto remodeló vetustas construcciones de la época colonial, que estaban en deplorable estado. Entre estos inmuebles se encontraba una escuelita y cerca a ella, la iglesia, las cuales hicieron nuevas y de mampostería.

El pequeño templo bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe: “La Emperatriz de las Américas”, como la nombró Pio XII, en 1945, por ser la primera aparición de la Virgen en estas tierras. Era acogedor, con un bello retablo de imágenes donde sobresalía un Cristo crucificado, la titular del lugar, la Patrona de Cuba y un Sagrado Corazón.

La Virgen de Guadalupe, es Patrona de México, tiene su fiesta en el calendario católico, el 12 de diciembre, su verdadero nombre Gudochope, con el que se le apareció al indio Juan Diego, del 9 al 12 de diciembre de1531, en el cerro del Tepeyac. En lengua náhuatl, este nombre significa: “Río de Luz, La que Venció la Serpiente”, vence la serpiente al no adquirir el pecado original.

María es “Llena de Gracia e Inmaculada Concepción” (Lc 1, 28), dos dogmas católicos proclamados por la Iglesia, que el significado del nombre en lengua aborigen resume. El río de luz que de ella vendrá, es Cristo, anunciado en (Gen 3, 15), texto que los primeros cristianos llamaron: el protoevangelio o primera Buena Noticia, anunciaba que la salvación aún era posible.

El intransigente Obispo del lugar, además de pedir pruebas al aborigen, le cambió el nombre con el que la Virgen se le había revelado a él, por uno castellano: Guadalupe, con el que se le conoció oficialmente. El Papa San Pio X, la declaró en 1910 patrona de América Latina y Juan Pablo II, en el 2002, canonizó a San Juan Diego, primer indio americano que sube a los altares.

Para continuar con la historia de Boca, es preciso recordar que por allí ocurrió la primera salida masiva de cubanos y cubanas que huían del terror comunista y de la carencia de libertad que se enseñoreaba ya del país. Allí también las fuerzas del nuevo régimen totalitario, aprovechando la ingenuidad de sus pobladores, en la década de los 60, los manipuló, para devastar la iglesia.

Turbas armadas de palos y picos asaltaron la iglesia católica del pueblo, incitados por la milicia comunista de la zona, y en un estado de exaltación, por las arengas de estos ministros del terror derrumbaron el altar junto con el retablo, lanzando al mar las imágenes antes mutiladas. El templo había sido destruido, quedó para celebrar los famosos “Juicios Populares”.

Aunque Boca es aún pueblo de pescadores, con la apertura al turismo el nivel de vida de la mayoría ha cambiado, se aprecia en sus mansiones, los comunistas recalcitrantes casi han desaparecido o están por extinguirse. Pero el pueblo creyente sigue sin que le devuelvan su iglesia, que ahora funciona como Tienda de Abastecimiento: “La Internacional”.

¿Tremendo nombre para un lugar sagrado? Y después dicen que no son provocativos. Después de la visita del Papa y con la aparente apertura, los católicos del lugar se reúnen, los jueves con las monjas y una vez al mes tienen la oportunidad de asistir a misa en el terruño. La casa de Gardenia Llerena, se habilita para la ocasión, con un altar movible, crucifijo y un cuadro de la Virgen.

Dos veces al año, por la Fiesta Patronal y Resurrección, los visita el Obispo, Monseñor Manuel Hilario de Céspedes, descendiente del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes. Este ya ha tenido que tomar parte, pues la Encargada de Asuntos Religiosos del Partido Comunista y un personaje del gobierno del Municipio Varadero, les molestó la casa-templo.

El patio de lo que otrora fuera la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, desde hace unos años es parte del palacete construido, contiguo a dicho lugar, por el presidente del gobierno del municipio: Ernesto Calero. Los vecinos le decían: “estás en expansión territorial”, este en tono burlesco y con tremenda desfachatez respondía: “Esto me lo regaló el Papa en su visita a Cuba”.

Palabras que prueban, que los dirigentes de ahora, como los que había en los años 60, saben bien que lo que le hicieron al pueblo católico que vive en Boca de Camarioca, no fue una expropiación, sino un robo con profanación sacrílega del lugar. Estas irreverencias hirieron el sentimiento religioso de los creyentes, que a pesar del tiempo transcurrido, continúan sin iglesia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada