viernes, 12 de febrero de 2010

ENTRE MENTIRAS Y CONTRADICCIONES, Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 21 de enero del 2010 (FCP). Los cubanos se preguntan, si la falta de información que sufren, es común al resto de los pueblos del mundo. A Cuba llegan noticias de hechos y acontecimientos, los cuales ocurren en el exterior, pero sólo reflejan los temas, que al sistema le interesan se conozcan.

La prensa oficialista en este país, recoge informaciones a través de sus corresponsales en los distintos continentes, luego ofrece una versión tergiversada de los mismos. Los sucesos que tienen lugar en otras regiones, donde se refleja el progreso, que las naciones han alcanzado en libertad, son cuestiones que se ocultan a la opinión pública nacional.

Es evidente, el papel que juega la prensa en cualquier sociedad, en una nación libre donde se respete el derecho ajeno, institucionalizado en las correspondientes Cartas Magnas de esos Estados, esta fluye libre. El poder mediático debe ser un defensor del Estado de Derecho, porque de su libertad de opinión, depende el mantenimiento del sistema.

En cambio, en los sistemas totalitarios, aunque ya de éstos quedan pocos, la prensa no es libre, está amordazada, como en Cuba, al igual que los súbditos del país. Sus páginas defienden el régimen antidemocrático, que esclaviza al pueblo, pisotea la libertad política, económica, a favor de la dictadura de un solo partido.

“Deja que yo te cuente”, es uno de los programas humorísticos, que más televidentes reúne. En uno de ellos, una de las artistas del mismo, les orientaba al resto del elenco: “Es mucho mejor ofrecer noticias internacionales, que las nacionales, les recomiendo den tres noticias nacionales, el resto internacionales”.

Y agregaba la actriz: “…. De las nacionales, dices tres que no estén complicadas y las internacionales pueden decir cualquier cosa, que nadie va a investigar si es verdad o mentira”. Estos cómicos de la televisión cubana, han expresado sin mucha vaguedad, el dilema de los medios informativos de la isla.

Cualquier noticia que se recibe en el país y se de a conocer al pueblo, si la persona es suspicaz, pues dirá: “Víralo al revés”, y es así, cualquier información que represente para los aliados en Afganistán un golpe, aquí lo repiten insistentemente, pretenden crear una imagen positiva de los Talibanes, no presentándolos como en realidad son, unos terroristas.

Sin embargo, ninguno de los pasos que el gobierno de los Estados Unidos de América (E.U.A.) y los de Europa dan, para combatir el terrorismo, recibe la aprobación de la prensa cubana. Al contrario, son acusados de llevar la guerra a los países del Tercer Mundo, para apoderarse de sus recursos naturales.

Dictadura totalitaria o postotalitaria para algunos, los rasgos de la misma están presentes en Cuba. Un partido único pretendido de masas, que suele dirigir un solo hombre, ya avejentado dictador. Con un sistema de terror físico y psíquico, ejercitado a través del control del partido y de la Policía Política.

Vigilancia sobre todos los medios de comunicación, como la prensa, radio y cinematografía, el manejo y dirección centralizada de toda la economía. Las tecnologías modernas son el Talón de Aquiles de estos regímenes, puesto que, la revolución de los medios de comunicación, permite una mayor difusión de las ideas.

Cuba sigue paralizada en el tiempo. El libre uso de la prensa, radio, televisión e Internet está prohibido, estas son las armas, que tanto daño ocasionan, a la mal llamada dictadura del proletariado, por eso mantienen una tenaz persecución contra el periodismo independiente y explica el encarcelamiento de decenas de opositores no violentos.

Todo hecho que se produce, evidencia lo irracional del castrismo, tanto en la esfera nacional, como en la internacional, siempre suelen ser distorsionados. Todos los mecanismos del sistema están dirigidos a impedir que el pueblo conozca, razone y piense, por eso, vivimos envueltos en un cúmulo de mentiras y contradicciones.

.
El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 21 de enero del 2010 (FCP). Los cubanos se preguntan, si la falta de información que sufren, es común al resto de los pueblos del mundo. A Cuba llegan noticias de hechos y acontecimientos, los cuales ocurren en el exterior, pero sólo reflejan los temas, que al sistema le interesan se conozcan.

La prensa oficialista en este país, recoge informaciones a través de sus corresponsales en los distintos continentes, luego ofrece una versión tergiversada de los mismos. Los sucesos que tienen lugar en otras regiones, donde se refleja el progreso, que las naciones han alcanzado en libertad, son cuestiones que se ocultan a la opinión pública nacional.

Es evidente, el papel que juega la prensa en cualquier sociedad, en una nación libre donde se respete el derecho ajeno, institucionalizado en las correspondientes Cartas Magnas de esos Estados, esta fluye libre. El poder mediático debe ser un defensor del Estado de Derecho, porque de su libertad de opinión, depende el mantenimiento del sistema.

En cambio, en los sistemas totalitarios, aunque ya de éstos quedan pocos, la prensa no es libre, está amordazada, como en Cuba, al igual que los súbditos del país. Sus páginas defienden el régimen antidemocrático, que esclaviza al pueblo, pisotea la libertad política, económica, a favor de la dictadura de un solo partido.

“Deja que yo te cuente”, es uno de los programas humorísticos, que más televidentes reúne. En uno de ellos, una de las artistas del mismo, les orientaba al resto del elenco: “Es mucho mejor ofrecer noticias internacionales, que las nacionales, les recomiendo den tres noticias nacionales, el resto internacionales”.

Y agregaba la actriz: “…. De las nacionales, dices tres que no estén complicadas y las internacionales pueden decir cualquier cosa, que nadie va a investigar si es verdad o mentira”. Estos cómicos de la televisión cubana, han expresado sin mucha vaguedad, el dilema de los medios informativos de la isla.

Cualquier noticia que se recibe en el país y se de a conocer al pueblo, si la persona es suspicaz, pues dirá: “Víralo al revés”, y es así, cualquier información que represente para los aliados en Afganistán un golpe, aquí lo repiten insistentemente, pretenden crear una imagen positiva de los Talibanes, no presentándolos como en realidad son, unos terroristas.

Sin embargo, ninguno de los pasos que el gobierno de los Estados Unidos de América (E.U.A.) y los de Europa dan, para combatir el terrorismo, recibe la aprobación de la prensa cubana. Al contrario, son acusados de llevar la guerra a los países del Tercer Mundo, para apoderarse de sus recursos naturales.

Dictadura totalitaria o postotalitaria para algunos, los rasgos de la misma están presentes en Cuba. Un partido único pretendido de masas, que suele dirigir un solo hombre, ya avejentado dictador. Con un sistema de terror físico y psíquico, ejercitado a través del control del partido y de la Policía Política.

Vigilancia sobre todos los medios de comunicación, como la prensa, radio y cinematografía, el manejo y dirección centralizada de toda la economía. Las tecnologías modernas son el Talón de Aquiles de estos regímenes, puesto que, la revolución de los medios de comunicación, permite una mayor difusión de las ideas.

Cuba sigue paralizada en el tiempo. El libre uso de la prensa, radio, televisión e Internet está prohibido, estas son las armas, que tanto daño ocasionan, a la mal llamada dictadura del proletariado, por eso mantienen una tenaz persecución contra el periodismo independiente y explica el encarcelamiento de decenas de opositores no violentos.

Todo hecho que se produce, evidencia lo irracional del castrismo, tanto en la esfera nacional, como en la internacional, siempre suelen ser distorsionados. Todos los mecanismos del sistema están dirigidos a impedir que el pueblo conozca, razone y piense, por eso, vivimos envueltos en un cúmulo de mentiras y contradicciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada