viernes, 12 de febrero de 2010

LA LIBERTAD, RECLAMO PERENNE, Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 28 de enero del 2010. (FCP). Los cubanos, como antes los pueblos de los países del disuelto Campo Socialista sufren la más despiadada de las tiranías. Esta se ejerce a nombre de igualdad, equidad y justicia social, contra los seres humanos. A diario se escribe un capitulo más de esta tenebrosa historia.

El socialismo como sistema económico, político y social fracasó estrepitosamente. Es decir, el modelo que hoy pretende revivir el presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, a nombre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), eufemísticamente llamado Socialismo del Siglo XXI, es una utopía.

Vuelve en este continente, a plantearse con más fuerza, la lucha por libertad, democracia y derecho a la vida. Serias amenazas al Estado de Derecho, representa la cruzada, que desarrolla el quinteto de países integrados por: Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, contra las instituciones democráticas.

Perpetuarse en el poder, mediante groseras maniobras electorales, luego de modificar las Constituciones en esas Repúblicas, es el santo y seña de ese bloque. El mundo ve con preocupación, como las élites izquierdistas gobernantes de estas naciones, se reeligen en el gobierno y comienzan a ensayar el camino recorrido por Cuba.

Eliminar la libertad política, es la base de las futuras transformaciones, que proyectan realizar para avanzar hacia el socialismo. Esto no ha sido una tarea fácil para el chavismo, cada vez que han intentado ahogar los criterios de la prensa no oficial, encontraron una dura resistencia en todos los sectores.

José Martí Pérez, Apóstol de Cuba, en sus propias palabras expresó: “La tiranía es una misma en sus varias formas, aún cuando se vista con alguna de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes.” El socialismo marxista, al que aspiran los integrantes del ALBA, representa la opresión para la sociedad.

Una gran ofensiva tiene lugar en Latinoamérica, cada Cumbre del ALBA, es un punto de partida, para el ataque contra la democracia representativa. Aumenta la hostilidad hacia los Estados Unidos de América (EUA), a los cuales acusan de liderar la contra ofensiva imperial, para ahogar las aspiraciones independentistas de los pueblos.

Chávez, cabeza visible de esta cruzada, olvida las enseñanzas de la historia. Él, representa el dogmatismo ideológico y la ceguera política. Alienta una posible “guerra fría” con absurdas acusaciones, pretende convencer a la opinión pública de que el Imperialismo Norteamericano cerca a Venezuela, para lanzarle un ataque militar.

Existe un claro retroceso de la democracia liberal y un retorno al populismo en su variante más extremista, la del estatismo y el colectivismo comunista. Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba, son ejemplos de los malos tiempos que corren por América Latina, con sus inevitables diatribas contra los EUA.

Pluralismo político, libertad de expresión, asociación, respeto por la integridad del ser humano. Ese programa se opone al avance de las provocaciones y sueños totalitarios, que se esconden tras los grandilocuentes discursos de Chávez, donde repite los ruinosos desvaríos de Castro, con nacionalizaciones, expropiaciones y quiebra de la empresa privada.

Testigos son los hombres y mujeres de este continente de la significación del Chavismo. Más que una dimensión económica, productiva, comercial, se basa en una perspectiva ideológica, militar y política enfilada contra los EUA, además de una guerra abierta contra el libre mercado. De Cuba obtuvo los componentes autoritarios y dictatoriales.

Hoy, los hijos de éste Archipiélago ven con dolor y preocupación, como ha transcurrido más de medio siglo y todo sigue igual. Las fuerzas que deben dirigir la transición, no acaban de presentar una plataforma unida de lucha contra el totalitarismo y la libertad, se convierte en un perenne reclamo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada