viernes, 12 de febrero de 2010

SOCIALISMO DEL SIGLO XXI. Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 4 de febrero del 20l0. (FCP). Ha surgido una nueva teoría, ante la caída estrepitosa del sistema socialista en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y en los países de la Europa del Este. Los precursores de esta novedad filosófica, no están claro sobre los fines y objetivos propuestos, en su loca carrera contra la historia.

¿Qué propugnan estos creadores de la doctrina del Socialismo del Siglo XXI?, revivir el leninismo, el estalinismo en la economía. Combatir el capitalismo, el mercado, también el liberalismo, la mundialización, además la libre circulación de las mercancías, de capitales, técnicas e ideas. Los exponentes de este modelo son los populistas.

Hugo Rafael Chávez Frías, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, principal conductor de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América(ALBA), encabeza esta nueva cruzada a favor de una teoría, que tiene como base la supresión de la libertad individual, tanto política , como económica.

En todas las tribunas, en cumbres internacionales, también en eventos tan importantes como el celebrado en Copenhague, por el Cambio Climático, el ALBA, enarboló su programa de acción. Dicen hablar a nombre de los países pobres y subdesarrollados, a los cuales les extienden el mismo recetario, ya fracasado en Cuba.

El ejemplo cubano debe llevar a estos soñadores del presente siglo a un triste despertar. Resulta irrisorio, después de tantos descalabros, asignar al Estado el papel redentor, considerar la búsqueda del beneficio, como un privilegio egoísta, no un motor impulsor de la economía, por ejemplo a manera de los Tigres del Sudeste Asiático.

Hoy los presidentes de las naciones del ALBA, reiteran su propósito de construir una sociedad igualitaria. Tremendo desvarío, la experiencia es inservible, para los que marchan a contrapelo de los tiempos actuales. El Socialismo del Siglo XXI, una utopía que se desmorona, ante las economías capitalistas en recuperación.

¿Cuál es la característica de este tipo de sistema, que lo diferencie del anterior? El Socialismo del Siglo XX fracasó, al igual que la teoría filosófica, que lo sustentaba, porque después de tantas prorrogas inmerecidas había llegado por fin la hora del juicio final del Comunismo como doctrina.

Miseria, injusticia, represiones, una tiranía odiosa y un modelo económico nefasto, ese es el socialismo, que transformó en ruinas las sociedades, que lo han aplicado. Cuba desde los primeros años adoptó en el campo económico la línea Guevarista y sus preferencias nacionalistas, estatistas, antimercado, política esta seguida durante 50 años.

Hasta el cierre del año 2009, el saldo que puede presentar el gobierno marxista leninista, es decepcionante, salvo los períodos en que hubo un armonioso desarrollo, en las esferas de la salud, educación, como también en el deporte. Hoy después de aquellos logros, estas actividades están en franco deterioro.

¿Acaso el delirio del Gran Mesías Petrolero y presidente Venezolano, concibe un socialismo diferente al de Cuba? Comenzado con intervenciones, limitación a la libertad de expresión, maniobras anticonstitucionales, apoyado en un parlamento Chavista. Reelección indefinida en el poder, mientras prepara las condiciones para el golpe final al capitalismo.

Fracasos tras fracasos, es la cosecha obtenida de la política económica del castrismo. Recomienda la eliminación total del mercado, de la Ley de la Oferta y la Demanda, con la ayuda de las siguientes medidas: plena colectivización de los medios de producción, planificación centralizada y eliminación de las relaciones mercantiles.

Esos son los pasos que el régimen cubano dio, por cuyos resultados el pueblo vive bajo una asfixiante situación económica. El inquilino del Palacio de Miraflores, estimulado por el papel del petróleo en la actual coyuntura internacional, pretende revivir a un muerto histórico, bautizándolo con un nombre…“Socialismo del Siglo XXI”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada