jueves, 13 de agosto de 2009

LA CRISIS TOCA A LAS PUERTAS, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 13 de agosto del 2009 (FDC). Mucho se habla alrededor de la crisis económica financiera, que como una pandemia de grandes proporciones afecta a casi todos en el planeta. La prensa de diferentes países refleja en sus páginas el daño que ocasiona y como los gobiernos se ven inermes para contrarrestar sus causas.

Simposios, seminarios, cumbres del más alto nivel se han efectuado para buscar una solución a la misma. Esto origina cierres de industrias, contracción del comercio, caída de las exportaciones e importaciones y por consiguiente la desaparición de miles de empleos, así como el incremento inusitado de la pobreza.

Resulta evidente que la actual crisis, sólo viene a agudizar la que el pueblo cubano sufre hace medio siglo. Ya no pueden señalar como únicos responsables de los descalabros económicos, al bloqueo, embargo o a las políticas hostiles seguidas por las diferentes administraciones estadounidenses contra Cuba

Tras la desaparición del Campo Socialista Europeo, todas aquellas disquisiciones sobre el triunfo inevitable del socialismo respecto al capitalismo se hicieron baldías. Basadas en las crisis cíclicas que abaten al sistema, donde el imperialismo es la fase superior y última de éste régimen social, han sido derribadas como castillos en la arena.

Vivimos en un mundo globalizado, el enorme potencial científico y técnico desplegado hoy elimina las fronteras que separan a los pueblos. El progreso está al alcance de toda la humanidad, si se encausa bien a través de la iniciativa individual de seres humanos libres de las ataduras del estado.

Los ideólogos trasnochados de la izquierda más extremista, que muchos pensaron, habían desaparecidos junto con la debacle de la URSS y la caída del Muro de Berlín. Pretenden revivir las teorías económicas marxistas-leninistas, que en lo esencial han ido a parar al basurero de la historia.

Estos pensadores son sostenes ideológicos de los gobernantes latinoamericanos, agrupados en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA). Hacen responsables de la gran crisis que se enseñorea sobre todos los países, al mercado, que no es otra cosa que la decisión de las personas de comprar y vender de acuerdo con sus preferencias.

Los teóricos alimentados por los petrodólares chavistas, pretenden ignorar, que en Cuba hace 50 años no existe el capitalismo como régimen económico-social. Por tanto no es la economía de mercado un regulador en la isla de las actividades principales de éste sistema, sino el mecanismo de la planificación socialista.

¿Por qué entonces se tiene la desesperada situación que sufre el país, desde que la Revolución llegó al poder si se suprimió el mercado? Agudizada por el cese de los subsidios soviéticos, esto obedece al estado totalitario socialista, que durante todo éste período ha dirigido la república con un partido único.

Por lo que se ve el estado ha tenido total libertad, para diseñar, implantar y cambiar la política económica sin ningún tipo de oposición. Ahora ¿A quienes culpar del insuficiente desarrollo industrial, del bajo aprovechamiento de las capacidades instaladas y esas severas restricciones a los negocios por cuenta propia?

Si el Partido Comunista de Cuba y el estado lo dirigen y controlan todo ¿Dónde buscar a los culpables de las condiciones precarias en la alimentación, el consumo y la vivienda, a la que se ve sometida la población cubana? ¿A quienes culpar a los planes socialistas o al satanizado mercado?

A través de los medios informativos, los máximos dirigentes del partido y del gobierno les aseguraban al pueblo de que Cuba estaba a salvo de cualquier crisis, que su sistema económico era invulnerable. Hoy cuando cunde el pánico y la incertidumbre se adueña de la población, se reconoce oficialmente que la crisis toca a las puertas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada