jueves, 20 de agosto de 2009

LO QUE EL PUEBLO QUIERE, Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara .20 de agosto del 2009 (FDC). El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pronunció el discurso central con motivo del 56 Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada. En sus palabras se refirió al acuerdo de posponer la convocatoria al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Alegó que no existen las condiciones organizativas, ni la preparación más adecuada. Era necesario iniciar un proceso de consultas como paso previo a la celebración de tan importante evento, Según Raúl Castro había que preguntarle al pueblo que se debe hacer, para que todo salga bien.

Este pueblo tiene la triste experiencia de etapas anteriores. Recordaran que con motivo del V Congreso se abrió una amplia discusión en la base, sobre las resoluciones y proyectos programáticos del partido. Los que organizaron esto, fuera de la obediente militancia partidista, creyeron no surgiría ningún planteamiento crítico.

Que lejos estaban de pensar, que los cubanos cansados de estar sometidos a una férrea Ley Mordaza, no iban a decir todo lo que pensaban. Era de esperar que hablaran mucho del estado desastroso en que se dirige la economía y las duras consecuencias que acarrea al país.

Aquellas discusiones se cerraron con las penas de prisión aplicadas a un grupo de disidentes que escribieron “La Patria es de Todos”. Este era un documento con una respuesta contundente al proyecto programático del partido único, donde enumeraban una serie de medidas que el congreso debía de aplicar para salir de la crisis.

Hoy, se reabre el debate en las nuevas condiciones nacionales e internacionales. Los problemas que se ventilaron en aquellos años siguen vigentes. El hecho es que con la inmensa cantidad de recursos materiales y financieros recibidos del antiguo Campo Socialista Europeo no se transformó la vieja estructura económica.

A pesar de la apelación a la población para que esta exprese su forma de pensar, existen serias dudas al respecto. Hay temor, miedo y no se olvida lo ocurrido en el pasado. Disentir o discrepar no está de acuerdo con la falsa unanimidad y resulta peligroso para cualquier habitante de este archipiélago.

¿Cuáles son los problemas más acuciantes para la población? sencillamente el consumo. Este pueblo espera cubrir sus necesidades más perentorias, en las cosas que identifican al ser humano como alimentación, ropa, calzado, vivienda, salud y educación. Esto que para muchos países es ya una realidad, para los cubanos es todavía una aspiración.

Esperan muchos que se responda una vez más sin miedo, como fieles herederos de las mejores tradiciones mambisas. Que planteen sin temor, que la agricultura tuvo los índices más altos en consumo de fertilizantes por area cultivada, que poseyó 76 800 tractores y no fue capaz de asegurar una fuerte base alimenticia al pueblo.

La actividad azucarera está ante un persistente declive, con un alto índice de ineficiencia que caracterizan a esta industria. La producción y comercialización de rublos exportables como el níquel o el tabaco disminuyeron por la crisis mundial. Las finanzas internas muestran un estado calamitoso con miles de millones de pesos de más en circulación.

Con seguridad plantearan, que los sectores más humildes únicamente cuentan con su salario. Si no tienen familiares que les remitan dólares o euros continuaran sumidos en la miseria, pues con los precios existentes es imposible vivir y los alimentos que se adquieren por la Libreta de Racionamiento, sólo alcanzan para los 12 primeros días del mes.

Programa mínimo indispensable para salir de la crisis es realizar una nueva Reforma Agraria, que libere al campesino del tutelaje estatal. Promover el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, seguir con el apoyo al turismo e impulsar la creación de un mercado mayorista. Para darle rienda suelta a la iniciativa individual, eso es lo que el pueblo quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada