jueves, 27 de agosto de 2009

LOS DOS REINALDOS, Joaquín Cabezas De León.

La Ceiba, Camajuaní, Villa Clara, 27 de agosto del 2009 (FDC). Nadie tiene duda de la capacidad de Reinaldo Taladrí como comunicador, posee las cualidades imprescindibles para conducir un espacio televisivo con maestría. Una muestra elocuente de sus habilidades se pone de manifiesto cada domingo en su programa “Pasaje a lo desconocido”, el cual modera y escribe

“Pasaje a lo desconocido” se trasmite por el canal Tele Rebelde y compite con emisiones televisivas estelares de Cubavisión, que tienen gran audiencia dentro de la aburrida y tutelada programación que tiene la televisión cubana. En el, Reinaldo pone de manifiesto sus dotes de comunicador polémico, audaz y con olfato para buscar temas interesantes.

Este espacio ha hecho muy popular a su conductor, quien lleva varios años en el aire y ha sobrevivido a los constantes cambios que se realizan en la programación. En varias encuestas de opinión su posición ha sido muy favorable, además es considerado por la crítica especializada y la población como uno de las emisiones de mayor éxito en Cuba.

Pero la labor de Reinaldo Taladrí dentro de la televisión cubana no solo se remite al citado programa. Además participa activamente en la llamada “Mesa Redonda”, que se trasmite por Cubavision todos los días de la semana, en el horario de 6: 30 p.m. hasta las 8: 00 p.m., donde hace las labores de analista político.

En este su otro trabajo este Reinaldo no corre igual suerte, aquí tiene que realizar la ingrata tarea de ser un apologista del poder y defender lo indefendible con un lenguaje y una lógica que dista mucho del otro Taladri de “Pasaje a lo Desconocido”. En la “Mesa Redonda” tiene la tarea de ser un rancio americanólogo.

Su misión como comisario político de la televisión oficialista es satanizar y criticar a los Estados Unidos de América, a su forma de gobierno y al capitalismo para glorificar al gobierno cubano, con sus líderes y aliados, lejos de cualquier análisis objetivo. Otra de las misiones de este notable comunicador es agredir a los disidentes cubanos y cualquiera de sus proyectos.

Donde este abogado ha hecho carrera es en la difamación permanente de movimiento pro-democracia dentro y fuera de Cuba. Los cubanos anticastristas de Miami son para este “veraz” periodista unos mafiosos, agentes de la CIA, terroristas, que solo aspiran a conquistar la isla para convertirla en una república bananera y pro-imperialista.

Los valerosos luchadores pro-derechos humanos dentro del país son uno de sus blancos preferidos, a los que ha dedicado horas y más horas en difamar y calumniar, todo un especialista en desinformación. Lástima que no invitase alguno de los líderes opositores internos a debatir con él sus criterios, para que la población evaluara sus propuestas.

Nadie pone en duda la maestría de Reinaldo como comunicador y conductor de programas televisivos, aunque todos comprenden que existen dos Reinaldos Taladrí, que se debaten entre el comisario apologético del régimen y el periodista investigativo imparcial. Es una verdadera pena que un mismo hombre este desdoblado y atrapado en el laberinto del poder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada