jueves, 18 de junio de 2009

LA DEUDA CON MIGUEL EL PURÍ, Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 18 de junio del 2009 (FDC). No es casual, que los medios informativos de cualquier país del mundo den a conocer todas las noticias relacionadas con el deceso de alguno que otro representante de las iglesias asentadas en esas repúblicas. Las autoridades estatales decretan duelo oficial y muestran con ello sus respetos por los creyentes.

Muchas de estas agrupaciones religiosas existen en Cuba a pesar de las persecuciones a que fueron sometidas, en los primeros años del triunfo de la Revolución. Hace 20 años vieron crecer el número de sus fieles, después de la caída del Muro de Berlín y la desaparición del campo socialista europeo
.
Hay cientos de miembros de las diferentes congregaciones místicas que llenan las casas destinadas a la celebración de cultos, oraciones, recogimientos, rezos y a la fe. Ellos creen en Dios, Jesús Cristo su único hijo, que para unos es Jehová, otros lo tienen como Alá y muchos veneran a Olofi.

El otro día en un capitulo de la telenovela brasileña ‘’La Fuerza del Deseo’’ una anciana esclava, que profesa las creencias de sus ancestros africanos, curó la fiebre del niño con hiervas. Un médico llamado por la familia para atender el caso, reconoció públicamente el mérito de la curandera
.
Las religiones africanas radicadas en este archipiélago, sufrieron como el resto de las denominaciones religiosas, el odio del Materialismo Vulgar, eran acusadas de oscurantistas, enemigas del progreso científico. Por lo que perseguían con saña a sus devotos, prohibían sus ritos y toques de tambores, obligándolos a efectuar sus ceremonias en forma clandestina
.
Cientos de santeros, babalawes, paleros y abakuás, fueron enviados a campos de concentración, como fueron las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP). Allí soportaron golpizas, maltratos, vejámenes de todo tipo, como castigo a su forma de vivir y pensar de acuerdo a sus credos.

Después de las débiles medidas puestas en prácticas en el orden económico, como la despenalización del dólar, la autorización de remesas, las inversiones extranjeras, la apertura al turismo y el trabajo por cuenta propia. Estos pequeños cambios tuvieron su incidencia en el campo de las ideas, donde retrocedió el ateísmo, propio de las doctrinas marxistas.

Florecieron con más fuerza las diferentes ramas de la santería, como La Regla de Ocha, Regla de Palo, Regla Conga, Regla Kimbisa, Sociedad Secreta Abakúa y el Budú. Así como muchos tienen un Dios, al Papa, al Cardenal o al Obispo, los partidarios de estas, tienen a Ifá y al Babalao.

Desde hace muchos años, se efectúan entierros de los exponentes de estas sociedades de raíces africanas. Estos sepelios constituyen una enorme manifestación de solidaridad. El ritual que se realiza alrededor del ataúd impresiona por su profunda solemnidad, esto nunca es informado por los medios de comunicación gubernamentales.

Recientemente falleció el más destacado de todos los babalawes de la región central, nombrado Miguel “El Puri”, conocido en toda la isla por su noble labor humanitaria. Líder de los yorubas en el territorio, su hogar era visitado por decenas de personas, que venían a verse a través de los caracoles, procedentes de todos los rincones de la nación.

Turistas de varios países venían a su vivienda a recibir la mano y el collar de Orula, que tanto exhiben los cubanos hoy en día. Incluyendo a militantes del Partido Comunista de Cuba. Este dirigente religioso realizaba tantas consultas en el día, como las que se efectúan por cualquier renombrado médico en el hospital provincial.

Ahijados e hijos de la prenda de Orula organizaron el ceremonial, para ofrecerle el homenaje que en su larga trayectoria como Yoruba Inmaculado, se había hecho acreedor. El féretro cargado en hombros de sus seguidores, fue bailado a lo largo de dos cuadras. Este fue un hecho que la prensa de esta provincia debió publicar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada