jueves, 18 de junio de 2009

PROPUESTA INDECENTE. Francisco Chaviano González

Jaimanitas, La Habana, 16 de mayo de 2009. Según una publicación de Granma del pasado día 12, Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, intervino el lunes en un evento juvenil que sesionó en el Centro de Convenciones de Cojímar. Allí habló a jóvenes de 40 países que se reúnen convocados por la maquinaria propagandista de los Castro, quienes no escatiman recursos cuando de manipular la opinión mundial se trata. Con este empeño, se aprieta un poco más el cinturón al famélico pueblo de Cuba, para con ello costear lo que se ha dado en llamar II Encuentro Juvenil Internacional de Solidaridad con los Cinco Héroes.

En su intervención ante los ingenuos advenedizos, Alarcón les llamo a influir por todos los medios sobre el gobierno de Barack Obama para que con un “golpe de pluma” anule la sanción de los espías cubanos. “Destacó, además, que en la medida en que el caso sea divulgado por los grandes medios de prensa estadounidense, más personas conocerán acerca de las irregularidades del proceso y se podrá presionar al gobierno”

Según otras publicaciones del exterior, pidió al presidente Obama el indulto de los espías basándose en su promesa electoral de rectificar errores judiciales anteriores. Aseguró además, que Cuba mantiene también su propuesta de liberar a los nacionales (opositores) por servir a una potencia extranjera (Estados Unidos) a cambio de la excarcelación de los cinco cubanos.

Luego, como quien decide por fin decir alguna cosa razonable, puntualizó que ambos países han mantenido conversaciones “muy preliminares” sobre el diferendo que existe hace 50 años, y agregó: “pero el día que nos sentemos a hablar en serio, ese punto (los espías) estará en el tope de la agenda”.

Resulta inaudito, que el Sr. Alarcón de Quesada y por su intermedio los Castro, quieran usar a la prensa norteamericana cual si fuera el periódico Granma, para presionar al presidente Obama. Critican la prensa libre de occidente pretendiendo disponer de ella como hacen con la nacional, que durante los tres años que duró el proceso judicial de los espías cubanos, no dijo una sola palabra al respecto porque su Editor en Jefe, estaba esperando saber en definitiva cuales de los 10 espías perteneciente a la “Red Avispa”, se quedaba a su lado y quienes negociaban con las autoridades.

El pueblo cubano no fue informado de nada de lo que le estaba ocurriendo a ese grupo de conciudadanos, a pesar de que un Coronel del DGI de Castro fue a declarar al vecino país como testigo utilizado por la defensa. Durante 3 años, Granma no dijo una palabra de lo que estaba ocurriendo, a pesar de que la defensa utilizó hasta el testimonio de algunos Generales norteamericanos retirados que comparecieron para decir que no existía la posibilidad de que Cuba espiara al Comando Sur de los Estados Unidos ni constituía un peligro para ese país.

Tampoco dijo Granma una palabra del fiasco que resultó para esas declaraciones, el conocerse después, que quien trasmitía esas informaciones a los citados generales, la analista del Pentágono para Cuba, la norteamericana nacida en Alemania, Ana Belén, era otra espía de la “Red Avispa” cubana. A lo cual se sumó unos meses más tarde, como colofón al desmentido de esas declaraciones el atentado a las Torres Gemelas. Porque, mientras el asunto era noticia comentada por toda la prensa del planeta, nuestros gobernantes habían decidido ocultársela a los más interesados en el asunto, el pueblo cubano.

Ofende en lo más hondo la propuesta de Alarcón y sus jefes, porque incluye la humillación de la oposición cubana; a quien califica como servidores de una potencia extranjera. Pretenden negociar aquellos espías infiltrados en un país vecino donde fueron sorprendidos con las manos en la masa, aquellos seguidores del Che que como él, lo mismo dan información para derribar una avioneta que un pistoletazo en la cabeza de cualquiera que le estorbe; por personas que luchan de forma pacífica por un cambio en Cuba, ejerciendo el periodismo, la defensa de los Derechos Humanos o los Derechos Civiles.

Los jerarcas de la tiranía cubana, quieren enarbolar las manchitas muy rebuscadas dentro de aquel proceso legal, para ocultar la mácula sucia de sus tribunales, con sus farsas judiciales a puertas cerradas, sus leyes torcidas y violadas constantemente por ellos mismos con la cual nos sancionan. Como aceptar que se negocie a presos de conciencia, mucho de los cuales fueron encarcelados por un arranque de histérica revancha de Fidel Castro, precisamente por la condena de esos espías y como carta de negocio para obtener su libertad.

¡No señor Alarcón, ¡no!! Al gobierno norteamericano no le asiste derecho alguno a realizar tales negocios que los presos políticos cubanos que son los que sufren rechazan por irrespetuoso. Porque si lo hicieran, dejarían de ser nuestros amigos y tendríamos que repudiarlos. Los espías de los comunistas cubanos, solo son negociable por espías norteamericanos y como no se conoce que ustedes tengan nada de eso, pues entonces se impone cuando menos la garantía de que no enviarán más espías a ese país. Ese garante es la democracia, que pasa por poner en libertad de antemano a los prisioneros políticos.

Siéntense en serio a negociar el diferendo con Norteamérica que data de 50 años y ojala que el asunto de los cinco lo lleven como tope de su agenda como dice. Por mi parte no le creo una sola palabra, ni creo que se sentarán a negociar en serio porque no les interesa tal cosa, como tampoco creo que tengan en el tope la libertad de los cinco. Lo que si estará siempre al tope, es el utilizarlos para el chanchullo y el hacer propuestas indecentes para hacer fracasar los intentos conciliadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada