jueves, 11 de junio de 2009

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES, Félix Reyes Gutiérrez.

Ranchuelo, Villa Clara, 11 de junio del 2009 (FDC). Tras la toma del poder en enero de 1959, el gobierno presidido por el Dr. Fidel Castro Ruz se trazó como meta el desarrollo de la educación en la isla. Transcurridas cinco décadas los que peinan canas están atónitos con la regresión en la enseñanza.

A finales de la década de 1960, la administración de turno construyó alrededor de 10.000 nuevas escuelas en áreas rurales y urbanas, también se organizaron un sinnúmero de bibliotecas móviles. Todos los centros estudiantiles pertenecientes a instituciones religiosas o mutualistas pasaron a manos del Estado.

Se realizó un llamado general al pueblo en 1961, para que toda persona que supiera leer y escribir trasmitiera sus conocimientos a la población. La Campaña de Alfabetización como se le denominó a la gran movilización, llevó la instrucción a todo lo largo y ancho del archipiélago cubano.

Maestros, estudiantes, obreros y amas de casas ofrecieron clases en los lugares más recónditos del país. Se observaron en la Sierra de los Órganos, Pinar del Río y la Cienaga de Zapata, al sur de Matanzas. También en las lomas del Escambray, antigua provincia Las Villas y hasta en la Sierra Maestra, en territorio oriental.

Con el afán de ampliar la masa docente, en los años setenta se fundó el destacamento pedagógico “Manuel Ascunce Doménech”. El cual tenía como objetivo preparar profesores que luego de graduados, impartirían disímiles asignaturas en escuelas secundarias o preuniversitarias de campos y ciudades.

Período en el cual se edificaron decenas de colegios con tecnología soviética gran panel. A su vez surgieron las escuelas vocacionales, donde ingresaban los alumnos que obtenían buenos resultados académicos en el nivel primario. Pretexto buscado para tener a los hijos de la nomenclatura en planteles de elite, como la “Vladimir Ilich Lenin” en La Habana.

Por otra parte se prohibieron los estudios universitarios a los “Testigos de Jehová” y por lo general a los creyentes en Dios de otras denominaciones religiosas. De la misma manera a los colegiados que vestían extranjerizantes pantalones jeans, escuchaban la música de los Beatles y masculinos que usaban el pelo largo.

Ya en 1980, para fortalecer la instrucción en los diferentes niveles de educación, se establecieron las Escuelas Formadoras de Maestros Primarios (EFMP), Escuelas de Iniciación Deportiva (EIDE) y Escuela de Perfeccionamiento Atlético (ESPA). También se constituyeron centros tecnológicos, pedagógicos y universidades en las catorce provincias del país.

El derrocamiento del bloque comunista en los años noventa del pasado siglo XX y la caída notable del ingreso de materias primas procedentes de Europa Oriental originaron la inflación en el país. Los bajos salarios pagados por el estado y los altos precios de las mercancías motivaron el éxodo masivo de profesores hacía otras esferas mejor pagadas.

Comenzado el año 2000, para aliviar el déficit de educadores se crearon los Profesores Integrales Emergentes. Ocasión que fue aprovechada por estudiantes de bajo nivel académico, personal que se desempeñaba como auxiliar pedagógico o limpieza. Y hasta los que ocuparon plazas en la conservación de áreas verdes o mantenimiento de equipos dieron clases.

Estos “integrales” tienen la obligación de dominar todas las asignaturas que arriban a las aulas a través del método gubernamental del video y televisión. Asimismo el estado les orientó como objetivo primario la enseñanza a los colegiales de temáticas políticas, esencialmente las relacionadas con los “Cinco Héroes” (Espías) y la “culpabilidad del bloqueo norteamericano”.

Ello ocasionó el resquebrajamiento por parte del alumnado de las materias elementales a saber. Además a los profesores que son evaluados de Muy Bien les aumentan su salario en correspondencia con la cantidad de estudiantes que pasen de grado y no respecto al conocimiento adquirido por los educandos.

Ejemplo de ello se reflejó en el programa dominical de la TV “El Elefante y la Hormiga”. Donde participaron 40 alumnos de 5to grado y no dieron respuesta alguna a las simples interrogantes: ¿Cual es la provincia más oriental y occidental de Cuba? , ¿Cuales son los cinco sentidos del cuerpo humano? y ¿En cuantos estados físicos se manifiesta el agua?

Las deficiencias ya son reconocidas, el Ministerio de Educación Superior realiza actualmente exámenes de ortografía y gramática de Idioma Español, a todos los estudiantes universitarios de 5to año. No se entregará el título de licenciado o ingeniero al que desapruebe. Por ello el anciano Ñico parafrasea: “La educación cubana tiene mucho ruido y pocas nueces”.
feregut@yahoo.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada