jueves, 25 de junio de 2009

SIN TECHO PERO CON CERCA. Licet Zamora Carrandi.


Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 25 de junio del 2009 (FDC). Por todos los ciudadanos es conocido lo difícil que resulta hacerse de un techo en Cuba. “Parte superior de un edificio, que lo cubre y cierra, o de cualquiera de las estancias que lo componen. Superficie que cierra en lo alto una habitación o espacio cubierto”. Lo anterior lo afirma La Real Academia de La Lengua Española (DRAE).

Hasta el momento se conoce que después de pasar la temporada de huracanes, las casas se quedan destruidas y los derrumbes si no llegan a ser totales, alcanzan por lo menos la categoría de parciales. Esta situación se debe a la fuerza de los vientos huracanados y lo frágil de la infraestructura. Por lo que para esas familias comienza una nueva etapa de sufrimientos.

Según los dirigentes del Partido Comunista de Cuba y del Gobierno aseguran: “La situación permanece bajo control”. No se explica que es lo que quieren decir con esa expresión que al parecer esta de moda, porque lo innegable es, que todavía existen personas sin techo desde los eventos meteorológicos de años pasados.

Para las empresas de la construcción es bien diferente, debido a que ellos tienen los materiales necesarios para acometer las obras. No importa donde sea, siempre que la dirección del país lo oriente. Ejemplos son la remodelación de los hoteles, la construcción de parques infantiles y de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD).

Muchos son los materiales constructivos que se utilizan para las diferentes edificaciones nuevas. Algo con lo que el pueblo está de acuerdo, ya que es muestra de desarrollo. Pero un país que da pasos al desarrollo tiene a sus habitantes en mejores condiciones de vida, todo lo contrario es la realidad experimentada que constantemente toca observar.

Sería bueno acordarse de las necesidades que tiene la población de resolver sus carencias de viviendas, para los que no la poseen y el mantenimiento o remodelación que necesitan las edificaciones de más de medio siglo de vida. Todavía quedan personas que residen en los albergues donde fueron evacuados al paso de ciclones, desde hace varios años.

Las cercas son para delimitar, así como vallas, tapias o muros que se ponen alrededor de algún sitio, heredad o casa para su resguardo o división. Esto también lo afirma el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Lo que no especifica el DRAE es, qué se puede construir con las planchas que supuestamente son para techos.

En las ciudades como en los campos las propiedades siempre fueron cercadas, con el objetivo de demarcar la propiedad privada de los individuos y en caso de alguna entidad estatal. Para ello constantemente se ha utilizado cercas de malla perlee, alambre de púas, maderas, muros de ladrillos, bloques, celosías y piedras.

El presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, donó el techo para los damnificados de los distintos ciclones, en la pasada temporada. Entregó planchas especiales de zinc que reducen la temperatura hasta cinco grados, estas son usadas como cerca en las construcciones actuales, para impedir que los transeúntes puedan penetrar a robar u observar las obras.

Ejemplo de lo planteado es el hotel “América” en la ciudad de Santa Clara, que se encuentra en reparación desde hace algunos años. Uno de los trabajadores que acometen la reconstrucción conversaba con un transeúnte, al preguntarle por la cerca de la obra este le respondió: “Sí son tejas de techo de las donaciones”. Para tener una cerca no se necesita de un techo…. por eso se afirman sin techo pero con cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada