jueves, 18 de junio de 2009

LOS NARANJOS NO DAN MANZANAS, Clara Pérez Gómez.

Camajuaní, Villa Clara, 18 de junio del 2009 (FDC). La educación es un conjunto de valores instructivo-sociales que se siembran en los seres humanos. Nunca debieran imponerse los métodos educativos forzosamente, lo ideal es lograr cultivarlos, con la paciencia de un orfebre, en los más jóvenes que comienzan a recibirla
.
Llegué a la Sede Universitaria Municipal de Camajuaní, buscaba a mi nieta, di los buenos días a los allí presentes y nadie me contesto”, comentó una atónita anciana que esperaba su turno en la farmacia. La todavía sorprendida mujer que peinaba canas acotó: “No comprendo como se puede ser universitario sin tener educación”
.
Para aprender a leer, escribir, tener buenos hábitos y valores sociales positivos no hace falta graduarse de bachiller, licenciado, ingeniero, master o doctor en ciencias. Solo se necesita tener a un maestro con real vocación, estimulado a trabajar y siempre bien formado en su profesión
.
Se sabe que no todos los humanos tienen el mismo coeficiente de inteligencia, similares necesidades y menos iguales gustos. La sociedad necesita de cualquier obrero sin importar que su rango sea manual o intelectual, pero si, que posea ante su cotidiana faena, ética y disciplina
.
El ahora enfermo ex - presidente de esta isla, con su alternativa Batalla de Ideas, logró sacar hasta las lagartijas de debajo de las piedras, para que a un ritmo acelerado, sin importar sus capacidades de aprendizaje asistieran a las aulas. Existieron para ello variadas presiones de índole represiva, económica e ideológica.

Fidel para hacer cumplir su voluntad les prometió y pagó hasta 100 pesos moneda nacional y el derecho al ingreso a la universidad en 22 de las más solicitas especialidades del nivel superior. Todo para quedar ante la historia cual benefactor del hasta ese momento marginado segmento de la juventud cubana
.
Los llamados “jóvenes desvinculados” antes de acogerse a esta ley, pues en eso se convierte todo lo que este gobierno dispone. Cuando a la fuerza son graduados llegan a los centros de trabajo como dueños y señores, sin saber ni escribir siquiera sus nombres, lo que disgusta a los que ya allí laboran con responsabilidad
.
Resulta entonces, que en este país ya usted no puede ser bien atendido donde quiera que llegue como ciudadano cubano. Porque unido a otros factores de índole social y económica, los que saben trabajar han perdido el interés en hacerlo bien y los antes mencionados pasaron por las escuelas, pero las escuelas no pasaron por ellos
.
Esta veterana señora comete un error muy frecuente entre las personas y es que confunde el concepto de instrucción con el de educación. Ser alguien realmente educado no depende del nivel de instrucción, sino del respeto que un individuo sienta por sus semejantes, algo que se enseña en la familia, la escuela y la comunidad.

Ante el manifiesto disgusto de la abuela, un cuarentón dependiente de la droguería la observó con pena, mientras irónicamente le expresó: “Cálmese mi vieja que usted padece de hipertensión arterial, no coja tanta lucha con la mala educación que está por doquier, ¿Donde se ha visto que un naranjo de manzanas?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada