jueves, 2 de julio de 2009

CON ESTOS TRUENOS, Rafael Pérez González.

Parroquia, Santa Clara, Villa Clara, 2 de julio del 2009 (FDC). Juventud Rebelde diario cubano en su edición dominical, del domingo 31 de mayo, publicó un articulo llamado “Y ahora ¿quien aguanta el viandazo”. El mismo es muy sugerente y pone al descubierto problemas inverosímiles de la agricultura cubana.

Afirma el periódico que “Cientos de toneladas de tomate se pudrieron en el país en la última campaña”. Esto es un hecho de suma gravedad para un país subdesarrollado, que se gasta grandes sumas en la importación de alimentos. Esto es una manera sutil de reconocer que a pesar de tener clima adecuado y tierras propicias para el cultivo, la isla depende de las compras en el exterior.

Los agricultores han llegado hasta el Tribunal Popular de La Habana, pues la Cooperativa de Créditos y Servicios “Frank País”, del municipio Güira de Melena, demandó a la empresa estatal Unión Nacional de Acopio. Esta cooperativa perdió 146,343 pesos, por la no recogida de la Empresa de Acopio unos 2610 quintales de tomates, lo cual tenía contratado con dicha entidad.

En el andén de Acopio depositaron 6000 quintales de alimentos y la empresa UDECAM (Grupo Empresarial de Camiones) solo transportaría 1000 de estos por falta de carros. Herminio Ravelo director de Acopio, acotó: “Hay transporte, pero si no tiene garantizada la carga para retornar no puede viajar vacio” El resto de la mercancía quedó a la intemperie aseguró el periodista.

Por otra parte Alejandro Sánchez, director en funciones de la Empresa de Acopio de La Habana, dijo que de las 552 toneladas acopiadas diariamente en el territorio, UDECAM traslada a los diversos destinos 150 toneladas. Aclaró que existen compromisos con otros transportistas, sin definir la cantidad de productos que yacen en los patios por falta de transporte.

Orlando Gómez Martín presidente de la CPA “Niceto Pérez”, también en Güira de Melena aseguró se desaprovecha zanahoria, remolacha y cebolla. Y sentenció, “Eso lo paga Acopio, pero al final quien mas caro lo paga es el pueblo que no se lo puede comer”, refiriéndose a mercancías que se pagan a los productores, pero que pierden en el campo o en los almacenes.

Esto no es lo más inquietante del reportaje, sino que se añade que lo más peligroso es que se avecina una producción nada despreciable de boniato, malanga, pepino, calabaza y otros renglones. Sin que todavía se haya salido del atolladero de los envases, el transporte ni exista la disponibilidad industrial.

Toda la situación viene a agravarse porque está prohibido a los productores transportar sus frutos a la ciudad, pues esta responsabilidad queda en manos del estado. Y lo más irritante del caso viene dado a que si cualquier chofer particular es interceptado en el traslado de mercancías agrícolas o comestibles de todo tipo, el vehículo es decomisado de modo inapelable.

Añadir que el municipio citado, produce el 8 % de toda la producción agrícola del país, este es sólo un pequeño territorio de provincia Habana. Sí comparamos con las restantes grandes provincias del país y estas se sembraran como lo hacen en Güira, llegaríamos a la conclusión que Cuba sería el país de mayor producción agrícola del mundo…. para botar.

Para el próximo año que se podría esperar. ¿Sembraran los productores como lo hicieron este año? ¿Estarán dispuestos a perder su tiempo y dinero otra vez? ¿Se resolverán los problemas de transporte, envases, industriales y otros? Solo queda decir y sobretodo preguntarse: ¿Con estos truenos...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada