jueves, 2 de julio de 2009

EN LOS MARES Y RÍOS, Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 2 de julio del 2009 (FDC). Dicen los entendidos en las ciencias de la cultura física que se hace contradictorio que Cuba este rodeada de agua y los cubanos y sean pocos los medallistas en natación. Las abundantes preseas olímpicas y mundiales en este deporte son una asignatura todavía pendiente para la Revolución Cubana.

Aseguran profesores de esa materia en la sede en Villa Clara del Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo” (ISCF-MF), que los entrenadores de esta especialidad deportiva en la isla poseen talento y conocimiento suficientes para obtener grandes triunfos. El capital de instructores atléticos en Cuba es alto y muy sofisticado.

Incluso, en la mayoría de los deportes están al nivel de sus homólogos del primer mundo, en cuanto a los aspectos teóricos de las actividades musculares. Existen un grupo de competencias como el béisbol, atletismo, judo, boxeo, voleibol, lucha y levantamiento de pesas, donde los entrenadores de la isla se codean entre los mejores del planeta.

Sobre los maestros deportivos de las disciplinas acuáticas como natación, clavados, nado sincronizado y polo acuático, sus colegas del Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER) les nombran “los sin piso”. Porque en su inmensa mayoría carecen del medio básico para instituir sus prácticas: las piscinas.

De remitirse solo a la municipalidad de Santa Clara, donde residen unos 340 000 habitantes y con una población flotante de otros 80 000. Como cabecera provincial de un céntrico territorio acoge a unos 925 000 compatriotas y es el núcleo poblacional de mayor densidad por metro cuadrado en la región central.

Sin embargo, la denominada “Ciudad de Marta Abreu” para asombro de sus visitantes, solo cuenta con 5 piscinas para las prácticas deportivas. De estas, dos localizadas en el Palacio de los Pioneros “José Luís Miranda” están clausuradas por roturas, hace cerca de unos 6 años y sin esperanzas plausibles de abrir.

Lo más asombroso es que las autoridades gubernamentales sepultaron bajo miles de toneladas de tierra, algunas de las piletas donde se entrenaba tradicionalmente natación aquí. En esos casos tenemos la antes ubicada en el Comité Deportivo Voluntario “Aurelio Janet”, popular y antiguamente conocido cual “Campo de Sport”.

Además permanecen atrapadas en las entrañas de la madre tierra las piscinas que existieron en la hoy Escuela de Economía “Ramón Pando Ferre”, antigua Escuela de Comercio y la enterrada en el Complejo Deportivo Cultural “Abel Santamaría”, el otrora Regimiento Militar “Leoncio Vidal Caro”. Todo parece indicar que los castristas villaclareños le tienen fobia a las albercas con agua.

¿Cuántos talentos en natación se habrán perdido solo en la provincia más central del país, por no haber tenido la posibilidad de entrenarse sistemáticamente en una piscina? Mientras esos materiales constructivos fueron y son dilapidados en la edificación de túneles militares para protegerse de supuestos ataques norteamericanos, que nunca han llegado en medio siglo.


En este pequeño archipiélago de publicitadas batallas contra el inmenso imperialismo yanqui, los enfrentamientos deportivos indefectiblemente toman un cariz político. Pero a la vez, no se observa una voluntad del estado totalitario por atrapar preseas en natación y las finanzas para ello no aparecen jamás, porque los cubanos aprenden a nadar…. en los mares y ríos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada