jueves, 5 de noviembre de 2009

El Chino dueño de un puesto de verdura en Birán, provincia de Oriente, en 1926, vió acercarse a una joven criada de una hacienda cercana. Esta tras suspirar le dijo con lágrimas en los ojos:

- Chino, tú tienes cara de bueno y yo soy católica, por lo que he pecado ante Dios con el dueño de la casa donde trabajo.

- ¿Qué usted ha hecho joven?- Indagó El Chino chismoso.

- Pues estoy embarazada y necesito me preste 5 pesos para hacerme un legrado- Le confesó consternada.

- De verdad que no se los puedo prestar joven, la situación económica aquí es difícil, además usted y yo no somos ni familia ni amigos-Fue la respuesta del Chino.

Pasados 34 años, aquel asiático había prosperado y era el dueño de varias tiendas en la región de Gibara, de la mencionada provincia y vió un día, a aquella a la que no le quiso prestar 5 pesos. La que ahora era madre del primer ministro Fidel Castro Ruz. Y a habían comenzado las intervenciones de los negocios privados por toda Cuba y el país iba hacía el comunismo. El chino desesperado abordó a la otrora conocida y le dijo:

- Buenos días doña Lina…. ¿Se acuerda de mí?

- Si como no, usted es el chino más tacaño que he conocido_ respondió con aspereza doña Lina.

- Le pido perdón por aquella vez…. ¿Pero no podría usted hablar con su hijo para que no continúe quitándonos nuestros negocios?_ Le solicito con desesperación El Chino.

- ¿Usted no se recuerda que no me presto los 5 pesos?-Fue la respuesta en forma de pregunta.

- Pero doña Lina, usted me dijo que era católica y Dios nos enseña a perdonar al prójimo_ Argumentó El Chino.

- Yo no te guardo rencor Chino, solo que los 5 pesos eran precisamente para sacarme a mi hijo, al que nombré Fidel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada