jueves, 19 de noviembre de 2009

LA LIBRETA DE ABASTECIMIENTO MUERE, Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara. 29 de octubre del 2009. (FDC). Un extenso editorial publicó, el pasado viernes 9 de octubre del año en curso, el periodista y director del periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC). El señor Lázaro Barrero Medina, al que tituló: “Él es Paternalista, tú eres Paternalista, yo soy Paternalista”.
.
Nada de trascendental encierra su escrito, lo que si es evidente, que es el criterio de la dirección política del país. Se pretende dar marcha atrás, a algunos aspectos de su nefasta proyección económica, caracterizada por la excesiva centralización del estado, sobre todos los bienes de la sociedad, tanto materiales como espirituales.

Este comunicador, a su vez, panelista de la Mesa Redonda, es el mismo que junto a la periodista Arleen Rodríguez Derivet, escribieran un libelo cargado de mentiras. Con el objetivo de desacreditar la persona de Elizardo Sánchez Santa Cruz y a la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que tan duras batallas desarrolla.

El cubano atesora una rica y amarga experiencia de las estrategias económicas del régimen. Han sido casi 50 años de crueles experimentos, donde las reformas implantadas y medidas ejecutadas, han significado más atraso, mayores dificultades financieras, poco desarrollo e incremento de las penalidades de la población.

De nuevo este portavoz oficial, vuelve a la carga, para justificar la política de irracionalidad económica, que el gobierno aplica. Ahora pone de manifiesto la falsedad de las concepciones equivocadas sobre la “justeza social.”. Pero no señala en ningún momento las causales de estas aberraciones.

En el artículo que comenta con mucho interés la ciudadanía, este se refiere a las discusiones que tienen lugar en los núcleos del Partido Comunista. Habla de los daños que produjo al país, el paso de los huracanes, que unido a las crisis económicas, obligaron a realizar profundos ajustes en los siempre planificados planes totalitarios.

“Donde por años dije digo, ahora digo diego”, esa popular frase se desprende del siguiente párrafo: “La justicia social, no es el igualitarismo, es en el Socialismo la distribución bajo el principio de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”, esto afirma Lázaro Barrero, fiel servidor de la elite gobernante.

Deben empezar por aclarar conceptos. El papel del Estado esta bien definido en la Sociedades de Derecho. Este no debe ser un instrumento en manos de los grupos de poder, sino el aparato que garantice la institucionalidad del país. Frene el intervencionismo estatal, que impide su desarrollo material y espiritual.

Debates amplios, son los que no tolera se efectúen los dirigentes del partido único. Las reuniones donde se analizan los discursos de Raúl, están controladas, para no permitir que se emitan criterios que vayan en contra de la política oficial. El pensamiento libre sigue embotado, ni cambios, ni aperturas y si mayor opresión.

Querer eliminar en este momento el Control de Ventas Para Productos Alimenticios, sin que existan las condiciones que permitan liberar las fuerzas productivas, constituye un grave error. Ahora estos voceros del castrismo, dejan entrever sin quererlo, los graves perjuicios ocasionados a la economía nacional por la casta gobernante.

Con estos señalamientos sobre el paternalismo, pretenden justificar un proyecto económico erróneo, aplicado en estos años. No tienen otro propósito, que la defensa del estado, que ha demostrado su ineficiencia en la administración de los recursos de la nación. Sin ruborizarse plantea: “… la revolución es torrente de justicia…”.

Todo el contenido del artículo va dirigido a demostrar, como el Estado está obligado a realizar cambios. No en el sentido que el pueblo quiere, de liberar las propiedades y estas se conviertan en fuente de la productividad, base de un fuerte mercado, con lo cual… “la Libreta de Abastecimiento muere”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada