jueves, 19 de noviembre de 2009

NOS VAMOS A PIE, Clara Pérez Gómez.

Camajuaní, Villa Clara, 22 de octubre de 2009. (FDC). Hace años los cubanos sufren de grandes dificultades en su existir cotidiano, uno de ellos sin lugar a dudas es el transporte. Todos los que aquí viven han padecido alguna que otra vez la carencia de este medio de traslación, por parte de las empresas oficialistas a quien corresponde garantizarlo.

En los años, en que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) dejo de existir, esta isla perdió el biberón y empezaron los grandes padecimientos. Fue entonces que llegó el tan conocido y nunca terminado para los isleños “Periodo Especial”, con sus noches de insomnios a falta de fluido eléctrico y demás consecuencias.

Para ese entonces según el argot popular, Cuba dejo de reír, se acabó el Mercado Paralelo con sus compotitas de manzanas, los dulces y las carnes enlatadas y no se sabe cuantas cosas más, lo que si se recuerdan es que el transporte se quedó en cero. Por eso, cuando se van a referir a algo pasado antes de esta etapa suelen decir: “Cuando Cuba reía”.

Según ellos, a pesar de todas las dificultades que han enfrentado en estos 50 años de régimen, estos últimos 19 años han sido catastróficos. Tanto que ninguna de las alternativas concebidas por los gobernantes para mantenerse en el poder, han podido lograr siquiera el respeto y la mínima satisfacción de su pueblo.

Este es el único país en el mundo, donde no se puede tomar un taxi para el destino que usted desee, sin que antes de que le presten el servicio tengan que sobornar al chofer y hasta al despedidor, si se encuentran en una piquera estatal. Cabe aclarar que estos vehículos no son particulares y oficialmente pertenecen al estado totalitario cubano.

Pero la Empresa de Transporte a la que ellos se subordinan con su único y mismo dueño, no tiene los recursos necesarios para mantenerlos en la prestación de asistencia y les da potestad, para que ellos por sus propios medios se abastezcan de lo necesario para su rodaje. Por lo tanto nadie le puede exigir por lo que se haga con el automóvil.

¿De qué ilegalidades hablan?, ¿Cómo se explica que un particular consiga lo que se supone, por las características de este mandato, solo pueda abastecerlo la empresa que lo dirige?, ¿Quién esta detrás de todo esto? ¿A quien quieren beneficiar? Porque lo que si está bien claro, es que la población es quien sufre las consecuencias.

El traslado del poblado de Camajuaní a la ciudad de Santa Clara, capital de la provincia de Villa Clara, un lugar donde muchas veces se hace necesario viajar para resolver cualquier tramite legal, acudir a un hospital donde debe trabajar, atenderse o visitar un familiar enfermo, tiene un costo millonario. Fue el gobierno quien incentivó el alza de los precios de los transportistas.

Antes de este periodo, salía un ómnibus con este destino, cada 45 minutos, por un valor de 25 centavos moneda nacional, por lo que las maquinas particulares daban los viajes hasta por un peso. Ahora el carro que debe cubrir esta ruta, sale una vez al día, si hay combustible o no están paradas por falta de piezas de repuesto, con un valor de 85 centavos.
Eso no es todo, los ómnibus “Yutong” de procedencia china destinados a resolver el grave problema de la transportación ciudadana en el archipiélago, Fueron destinados al traslado gratuito, de los que laboran en la red de hoteles para el turismo internacional, ubicada al norte de esta provincia.

En su recorrido pasan por los municipios de Caibarien, Remedios y Camajuaní, donde está establecido deben recoger pasaje. Solo que si usted logra abordar uno de estos carros, pagaría el monto de 10 pesos cubanos estipulado por la ley, ¿Qué hacen aquellos que tiene que trasladarse a otros centros laborales, no pagados en divisas convertibles?

Si quiere oír la frase: “Nos vamos a pie”, lléguese a la Terminal Intermunicipal de Ómnibus en la capital de esta provincia, después de las tres y media de la tarde. Allí podrá ver en el parqueo de taxis grupos de pasajeros con diferentes destinos y seis o siete vehículos con sus correspondientes chóferes en espera de la mayor oferta monetaria, pesos cubanos convertibles ¡claro!

De lo contrario cruce la calle y podrá encontrar allí las maquinas de alquiler particulares, que por supuesto al ver tal desorden en la entidad que se supone debería servir a su pueblo, te pueden llegar a pedir hasta 60 pesos nacionales, por cubrir el tramo Santa Clara - Camajuaní. Hasta las 6: 00 p.m., luego es a pagar 250 pesos en la misma moneda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada