jueves, 5 de noviembre de 2009

¿QUÉ ES UN PERIODISTA AUTÉNTICO?, Licet Zamora Carrandi.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 1ro de octubre del 2009 (FDC). En Santa Clara se desarrolló en días pasado el IX Festival Provincial de la Prensa Escrita, se dice que al encuentro asistieron los profesionales de todos los medios del territorio. Hace falta que esos colegiados sepan aprovecha la cobertura del encuentro y planteen las problemáticas del pueblo.

Según dice el diario Vanguardia de la capital de Villa Clara, el evento tiene como uno de sus objetivos: “La consolidación del vinculo con los lectores en defensa de las ideas del socialismo”. Al leer esta declaración enseguida atacó la duda. ¿Será que todos los lectores defienden el socialismo? ¿Será que tienen obligatoriamente que defenderlo?

Evidentemente no todos los lectores ni son rojos y tan siquiera rosaditos, es normal que se les haya desteñido el traje que inclusive a los de verde olivo se les ponga amarillito el uniforme. No es cuestión solamente de ideas, sino de que las personas están cansadas de escuchar el mismo discurso y que a la altura de 50 años, como dice la canción: “El cuartico está igualito”.

Resulta extremadamente indignante y hasta falta de respeto, que los ciudadanos tengan que leer en la prensa como los periodistas se toman el derecho de decidir sobre ellos, lo que hay que defender y si como lo van a hacer. Se puede deducir que si no vas a defender las ideas del socialismo no puedes leer la prensa.

Un comunicador con sus mensajes está llamado a prestar un gran servicio a la sociedad, al sentir la alegría de ser útil en lo que tanto puede contribuir a elevar el nivel de conciencia y de cultura, sin imponer una ideología o criterio que responda a los intereses gubernamentales. El profesional de la información que se aparte de esto se convierte en vocero del régimen.

El orden de interés de las noticias crece en la medida en que se acerca a la problemática del hombre para el que escribe. Las reseñas de interés humano ocupan la primacía y entre estas aquellas que aborden las cuestiones más importantes, como son un desastre ecológico o una epidemia, al cobrar mayor atención siempre que afecten el área del lector.

Ha de vivir el hombre alerta ante los daños que los medios de comunicación social, le pueden ocasionar y para esto hay que estimular una postura activa y crítica. La vigilancia de lo comunicado debe ser mayor en aquellos que desempeñan algún liderazgo, ya sea religioso, político o educacional, preocupados por la repercusión que esto pueda traer.

Los medios de comunicación tienen capacidad de sopesar no solo sobre los modos de pensar, sino también sobre los contenidos del pensamiento. Esto es especialmente grave, si se tiene en cuenta el entramado cada vez más estrecho de la prensa con la vida cotidiana, que influye en la comprensión que pueda tenérsele del sentido de vida.

Con un sano realismo que parta de los problemas reales del hombre, los medios de comunicación han de promover un dialogo más elevado y universal al coordinar emisiones e intercambiar proyectos. Colaborar con cualquier iniciativa que promueva la dignidad humana y el desarrollo integral de los individuos. Hay que interesarse por todo y enmendar las informaciones torcidas.

Las limitaciones de los periodistas lejos de inhibirlos tienen que acuciarlos, desde su gravísima responsabilidad de acompañar a los hombres en un campo fecundo y peligroso de inmensa responsabilidad para el bien. Deben actuar con amor a la verdad, con respeto a los hechos, con valentía y gran sentido de responsabilidad.

Para el periodista la libertad y la responsabilidad son indisociables, la libertad sin responsabilidad desemboca en todo tipo de abusos, pero sin ella no puede haber responsabilidad. Ambos conceptos unidos traen consigo un afán de ética profesional, un modo equilibrado de enfocar los acontecimientos, las situaciones o los procesos. Cuestión que no ocurre siempre actualmente.

Los periodistas deben ser los primeros defensores y servidores de la justicia social de los derechos humanos, de la libertad de expresión, seguridad pública y unidad nacional, en fin de los valores universales y de la paz. Al actuar siempre con veracidad y valor al proclamar con objetividad los sucesos logrará ser un autentico periodista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada