jueves, 5 de noviembre de 2009

LAVARSE LAS MANOS SIN AGUA, Clara Pérez Gómez.


Camajuaní Villa Clara 22 de octubre de 2009. (FDC). Muchos camajuanences despertaron sorprendidos, el día 15 del mes en curso, al escuchar que en esta fecha se celebraba el “Día Internacional de Lavarse Las Manos”. En esta ocasión todos los medios de difusión oficialistas amanecieron con la inesperada propaganda.

El periódico Granma, órgano oficial de esta republica, publicó entonces un artículo donde hacía referencia a la importancia de dicha celebración, ahora cuando se ejecutan campañas sobre higiene y cuidado de la salud. La radio y televisión cubanas unidas a artes gráficas no se cansan de recordar que se debe cuidar del aseo.

Los cubanos piensan, que tanta advertencia se debe a que este gobierno quiere salvar su responsabilidad por la parte que le toca, en los fallecimientos a causa de la pandemia del virus de Influenza AH1N1, que se propaga de manera bastante precipitada en este archipiélago. Así la culpa cae sobre el descuido higiénico personal.

Solo que no divulgan, como se las tiene que arreglar el pueblo para mantener esa pulcritud, cuando si se habla de lo que a economía se refiere, los que aquí viven, pagan hasta el agua como un servicio de primera categoría, sin recibirlo siquiera de cuarta. Imagínese el costo de los demás materiales para esta acción.

No ha salido publicado todavía por ningún medio, que en algún país de este hemisferio se haya descubierto la formula por científico alguno, de poder realizar cualquier tarea de lavado o fregado sin la utilización del agua. Todos saben que este preciado líquido es indispensable para la existencia de la vida en el planeta.

Parece que ninguno de los gobernantes que han pasado al menos por este municipio, conoce de este valor, aunque se sabe que el problema de escasez acuífera se ha generalizado en toda la isla. Por solo mencionar un ejemplo, en Santa Clara hay repartos, que reciben este beneficio una o dos veces al mes.

Los habitantes de Camajuaní, obtienen la limosna por zonas en días alternos, pero en gran batalla campal han tenido que hacer inventos en las acometidas, para poder almacenar lo que debía llegar de forma segura al interior de sus viviendas. Ahora no saben con que grado de contaminación puedan adquirir la sustancia.

En 50 años de poder, no se han podido arreglar de forma sistemática, las obsoletas tuberías que es de suponer sean las que dificulten dicha afluencia, además de afectar su calidad, para que la población se viera menos perjudicada. Ya que este estado, según reza en los anuncios oficialistas, “Con el pueblo, del pueblo y para el pueblo”.

Bueno, el caso es que precisamente en la fecha de tal conmemoración, las autoridades de la Empresa de Acueductos y Alcantarillados anunciaron la afectación por un tiempo de la afluencia del líquido por reparaciones en la red distribuidora. Por lo que toda la localidad se pregunta: ¿Cómo nos vamos a lavar las manos... sin agua?

Todo parece indicar que la municipalidad de Camajuaní, tiene muchas carestías materiales y espirituales. Lo que si está seguro para todos, es que entre sus gobernantes existen buenos imitadores de un renombrado y bíblico procurador romano. Ellos hostigan a los afectados y se lavan las manos sin agua… como Poncio Pilatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada