jueves, 5 de noviembre de 2009

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 22


Una nota de prensa salida en el diario matutino Granma refleja el miedo de los que dirigen a Cuba hace 50 años y un poco más, a que sus subordinados planificadamente desinformados, dejen de estarlo. Ellos saben mejor que nadie en este mundo, que información es poder y desinformación…. es manipulación inescrupulosa de los que mandan.

La nota informativa dice en la quinta página del número del día 19 de octubre del 2009 y sin que se sepa quien es la agencia de prensa que la difunde: “Washington utiliza tecnologías para subversión, afirma experta”. De entrada conocemos que la investigadora Eva Golinger acusó a la CIA de estos supuestos malos manejos.

Llama la atención de los predispuestos cubanos cansados de medio siglo dentro de las mentiras castristas, que se plantea textualmente: “…. acusó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de utilizar la adicción a aplicaciones de nuevas tecnologías como Twiter y Facebook para reclutar agentes….”.

Aquí la nomenclatura castrista trata de emprenderla contra los logros en informática y otros éxitos en la rápida comunicación entre los seres humanos. Porque los totalitarios de esta isla-prisión del mar Caribe le temen al libre intercambio de ideas, pues saben que perderían en cualquier debate no mediatizado.

Tras estas expresiones de la señora Golinger y sus acólitos puede estar la justificación, para tildar de “agentes” y hasta “espías” de la inteligencia yanqui a aquellos residentes en la isla, que hagan uso de los Blogg Digitales o Paginas Web Interactivas críticas al gobierno. Lo que va desde la filóloga Yoani Sánchez hasta el laico católico Dagoberto Valdés.

Estaríamos en el preámbulo de una preparación de la opinión pública nacional o internacional, para neutralizar en el mejor de los casos o encarcelar en el peor de ellos, a aquellas disidentes y valerosas voces hechas para el reproche político-social. Ya la Primavera Negra de Cuba del 2003, demostró que para los hermanos Castro no existen intocables, ahí está Raúl Rivero.

Otro de los objetivos del doblez que trae aparejada esta información, es que se les acaban los pretextos a los fidelistas, para no facilitarles a los ciudadanos de a pie equipamientos de comunicación individual. En referencia a tener libre acceso a la red de redes Internet o teléfonos móviles cada día de mayor sofisticación como los Blackberry.

Una casi no divulgada visita, efectuada hace algunas semanas, por una Subsecretaria de Estado de los “archienemigos” Estados Unidos de América, la señora Bisa Wiliams, le trajo sorpresas a los radicales castristas atrincherados en la intolerancia. La mejor de las justificaciones para que el estado de crispación sea permanente entre ambos países.

Wiliams le informó a la parte cubana, que estaban dispuestos a hacer transferencia de tecnologías de punta en materia de comunicaciones, sin pedir concesiones políticas o nada a cambio. Estas incluían el tendido de cables submarinos, cobertura telefónica total y uso de los sofisticados satélites del vecino norteño.

Los representantes nacionales solo aceptaron la reanudación del Correo Postal entre Cuba y Estados Unidos. O sea, ellos a regañadientes estuvieron de acuerdo con aceptar la menos sustanciosa de todas las propuestas traídas por los yanquis e informaron que se valorarían las otras en una reunión que todavía se está por definir.

Esa corta nota periodística sacada a la poca luz de los lectores cubanos, es sin lugar a dudas de ningún tipo y como dice el viejo refrán: “Un parche antes que salga la herida”. El equipo que trabaja junto a Fidel y Raúl conoce que trabajan contra el tiempo y sobretodo, versus las novedosas tecnologías para que los seres humanos se comuniquen e informen.


FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada