jueves, 19 de noviembre de 2009

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 23


El señor Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé, Ministro de Asuntos Exteriores del Reino de España dejó con un palmo de narices a los opositores no violentos cubanos. Tuvo la indignidad de desconocer a las fuerzas prodemocráticas que se enfrentan a cara descubierta a un régimen sanguinario, como el encabezado por los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz.

Este diplomático de La Madre Patria resultó muy desconsiderado, tanto con los pueblos español y cubano, que obvió un factor importante en asuntos de alta política, dejó de ser representar a un estado independiente. Para ello, se plegó a los chantajes y presiones de la dictadura más larga del mundo, al omitir soberanamente a los oponentes de esta.

El inefable Moratinos Cuyaubé, trató a los patriotas anticastristas nacionales como “indios con levita”, algo que recuerda la atención que dispensaban a nuestros compatriotas los gobernantes españoles, cuando la isla era todavía una colonia de ese país. Ese desprecio resultó lacerante particularmente para los presos políticos y sus familiares.

Quienes sin ningún temor a equivocarnos, se transforman en las peores víctimas de la megalomanía de los hijos y nietos de ese soldado colonialista, que siempre fue Ángel Castro Arguiz. Moratinos se hizo cómplice de la frustración de unos gallegos españoles derrotados, que poseerá por generaciones la familia Castro-Ruz.

Al no entrevistarse con los consanguíneos de los encarcelados, apaleados, disfamados y secuestrados reos políticos de la Cuba actual. Argumente lo que argumente ahora el ministro español, él se ha complotado contra los asesinados espiritualmente y ha favorecido a los esos criminales de almas, que son los acólitos de este comunismo tropical.

Moratinos, no hace estos actos despreciables por iniciativa propia, solo es un peón del juego del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que es la organización política que detenta el poder político en la península ibérica. Unos dirigentes políticos que prefieren convenientemente olvidarse de cuanto padecieron a la dictadura de Francisco Franco.

Detrás de estos aparentes olvidos están los intereses económicos de los empresarios españoles, que han invertido en Mayor de las Antillas. Pues los intereses financieros compran muchas almas de los líderes políticos en cualquier parte del mundo, que no sean capaces de anteponer la dignidad de los seres humanos, por encima de unos cuantos fajos de billetes.

Todo parece indicar que algunos políticos de oficio ibéricos, no se han leído bien la historia de nuestra patria. Los cubanos somos demasiado nacionalistas para quedarnos con algo por dentro, es un deber de los próximos gobernantes al frente de la isla. Desechar a Moratinos y comparsa como mediadores convenientes de un dialogo reconciliatorio.

Lo afirmó el prisionero político y de conciencia Pablo Pacheco Ávila, una persona que está detrás de barrotes por la connivencia de personas como Moratinos. Este periodista independiente expresó: “Algún nosotros los cubanos libres y demócratas debemos rechazar públicamente a los compinches de esta dictadura totalitaria, se apelliden Moratinos o Rodríguez Zapatero.

Aunque Miguel Ángel Moratinos quiera limpiar su imagen con la liberación por Licencia Extrapenal del preso político Nelson Aguiar Ramírez. Esta no es más, que una dadiva onerosa a la libertad de Cuba, porque nuestro hermano Nelson hace el papel de rehén de un gobierno que no acepta ofertar la democracia, por contar con secuaces como Moratinos.

Cuba y su pueblo, tanto el reside en el interior del archipiélago como la gran porción del mismo que vive en la diáspora, no necesitan de rehenes e ignominias. Cuba procura poseer a toda costa dignidad, que para que individualmente tenerla es necesario ostentar algo que aquí no existe bajo ningún concepto: la libertad.

FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada