jueves, 19 de noviembre de 2009

¿FLORES PARA CAMILO O BANQUETE PARA LAS…? Licet Zamora Carrandi.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 29 de octubre del 2009 (FDC). Desde la desaparición física del Comandante Histórico de la Revolución cubana Camilo Cienfuegos Gorriarán, el gobierno y el Ministerio de Educación en Cuba, acordaron realizarle un homenaje anual. El mismo consiste en echar flores al mar y en los ríos, en las ciudades donde no exista mar, los 28 de octubre, día del trágico y misterioso suceso.

Lo cierto es que la polémica suscitada es bien grande con respecto a la conmemoración. Los niños desde que empiezan en las escuelas, que casi siempre es en el grado pre-escolar, porque la mayoría de las madres cubanas no alcanzan la posibilidad de obtener un círculo infantil, están obligados a escuchar sobre el suceso, de la inesperada prestidigitación.

Por lo que les queda claro y hasta incluso consciente, porque en el mes de octubre existe un día en el cual hay que salir de la escuela para echar madrigales en un río. La situación se torna difícil para los padres que no siempre pueden comprar las flores, debido al alto precio que estas tienen, aunque algunos maestros aseguran que pueden ser hasta silvestres.

Para nadie es un secreto, que en un aula donde existe una matricula de alrededor de 20 alumnos, dos o tres no puedan adquirir las galanterías por los bajos ingresos de sus padres y enseguida van a ser señalados por su maestra para pedirles una justificación. Debido a que la entrega de las mismas constituye una actividad político-ideológica… de obligatorio cumplimiento.

La pregunta que hacen los pequeños estudiantes y por supuesto que no son a sus maestros, siempre vigilantes para saber quien no les cumplió. Es a sus padres a quienes les dirigen sus inquietudes como ¿Si Camilo se perdió en el mar por que echarles las flores al río? ¿Si se cayó en el mar por que no apareció? ¿Por qué no ocurrió el accidente en la tierra a la vista de todos?

Es entonces donde empieza el matrimonio con la mentira, pero de todas las formas les corresponde a los progenitores evacuar todas las dudas, que les puedan surgir a sus vástagos en esas pequeñitas cabezas. Y como siempre volviéndose unos clásicos artistas, para no ayudar a que el niño no se le empeore el trauma ya creado.

Desde luego que si, por una parte se le “enseña” al infante que la actividad es con el objetivo de recordar, los sucesos del 28 de octubre, según lo cuentan los dirigentes comunistas. Mientras por otra existe la duda de que ¿Cómo poden recordar algo, que ni tan siquiera a sus padres les tocó vivir? Un pueblo debe recordar su pasado…. pero este tiene que ser creíble.

No es un secreto, que producto del experimento del “Biólogo en Jefe”, creído que el animal creado era un híbrido, el cual necesitaba para su reproducción del auxilio de los especialistas en un laboratorio. Resultó ser todo un fiasco, debido a que se reproduce espontáneamente y al ser tan prolífero y voraz ha acaparado ríos, lagos y represas de todo el país.

La Claria, acabo con la fauna acuífera endémica y por supuesto, los ríos de Santa Clara no escaparon al desastre de dicho animal, el que a pesar del alto grado de contaminación que tienen, este pez vive en sus aguas fluviales, como si del paraíso se tratara. Estos peces por comer y devastar se tragan hasta las flores.
Cuba ha pasado largo tiempo en la propagandización sobre la preservación del medio ambiente, a lo que el ahora Compañero Fidel Castro se ha dado a la tarea de criticar a los países desarrollados, por no comprometerse a firmar el Protocolo de Kyoto. Lo que resulta contraproducente ver como en esta isla, también se viola con la contaminación de los ríos.

Una anciana observaba, como los niños disciplinadamente pasaban por las aceras para arrojar las flores al río Cubanicay, al también llamado Héroe de Yaguajay, está exclamó: “Que lindo estos niños con sus flores en las manos para echárselas a Camilo”. Un padre que observó como una Claria sacaba su cabeza del agua, dijo: “Flores para Camilo o banquete para las Clarias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada