jueves, 22 de octubre de 2009

¿CUANDO SERÁN INDEMNIZADOS?, Licet Zamora Carrandi.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 10 de septiembre del 2009 (FDC). Hace 17 años, en atropellado congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), por órdenes del Comandante en Jefe de los que se consideran revolucionarios se dejó de discriminar a los ciudadanos por sus creencias religiosas. De pronto se podía adorar y rendir culto a los dioses en Cuba.
Esta decisión aunque oportunista, pues se había acabado de derrumbar el Campo Socialista Europeo, resultó correcta para los miles y miles, pudiera que hasta millones de nacionales que sufrieron del ateismo castrista. Durante 43 años los cubanos que abiertamente creyeron en sus respectivas divinidades, fueron considerados ciudadanos de 2da y 3ra categoría.

El gobierno de la isla trató de que la culpa por esta discriminación político-social cayera al piso y nunca ha reconocido el papel que jugaron los máximos líderes de la Revolución Cubana en la misma. Se reconoció de su existencia, pero estuvo prohibido hacer alusión a los culpables.

En aquel momento de viraje hacía lo laico de la nomenclatura castrista, muchos pensaron que no era necesario ahondar en estas controvertidas cuestiones. Pero los que así pensaron o piensan, nunca deben olvidar que la segregación religiosa afecto a seres humanos de carne y hueso.

Paradójicamente en recurrentes pronunciamientos, del hoy enfermo gobernante Fidel Castro Ruz, ha reiterado su posición de no creer en ninguno de los dioses conocidos. Eso lo podemos palpar en las declaraciones que le hizo el periodista de la izquierda política Ignacio Ramonet, que fue llevado a un libro titulado “100 horas con Fidel”.

Por sus respuestas se percibe que este estadista del comunismo, no siente el más mínimo remordimiento por el daño que pudo infligirle a los creyentes cubanos. Algo que se acerca a la crueldad, para alguien que ejerció y todavía ejerce el poder político. Porque los comisarios políticos que repudiaron a los religiosos fueron autorizados por Fidel.

Dicen algunos escépticos, que la palabra arrepentimiento no forma parte del vocabulario y la conducta de Fidel. Aunque muchos padecieron la antirreligiosidad del fidelismo, hasta ahora nadie ha recibido en público la más leve disculpa por sus sufrimientos.

Entre los humillados se pueden encontrar desde cardenales y obispos de la Iglesia Católica y Apostólica Romana hasta Sacerdotes de Ifa, sin olvidar a la inmensa mayoría de los líderes cristianos evangélicos. El totalitarismo cubano a la hora de perseguir a los religiosos, no paró mientes de ningún tipo.

Fuera hora que los líderes religiosos de las distintas denominaciones religiosas, que un día fueron discriminados por las huestes ortodoxas castristas, le exigieran un pronunciamiento abierto al respecto antes que fallezca. Fuera lo adecuadote exigir, en vez de realizar misas o fiestas folklóricas para su recuperación física y que continúe al frente del país.

¿Qué les dirá a esos cubanos que residen dentro como fuera de la nación y que fueron apresados como criminales?, por solo creer en algún dios, fuese este africano, cristiano, judío o musulmán. Y los explotaron como esclavos en esos campos de concentración, que resultaron las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP).

¿Cuándo el estado castrense-comunista que continua gobernado por las mismas personas, indemnizará a aquellos que sufrieron por ser creyentes religiosos? No son pocos quienes creen, que esto es algo imposible porque el Diablo, por mucho que lo intente no puede actuar como un ángel y en Cuba hace 50 años, se subió al poder un anticristo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada