jueves, 22 de octubre de 2009

RECORDEMOS A MIGUEL GERONIMO, Feliberto Pérez Del Sol.

Sakenaff, Santa Clara, Villa Clara, 10 de septiembre del 2009 (FDC). El 15 de julio, es una fecha que los santaclareños admiran, pues celebran la fundación de su villa, además este día pero de distinto año, pasó a la historia local por otro hecho. En 1822, nació Miguel Jerónimo Gutiérrez, hijo de Miguel Gutiérrez y Maria Nicolasa Hurtado De Mendoza, el patriota presidente de la Junta Revolucionaria en las Villas, durante la guerra de 1868.

Fue bautizado en la demolida Parroquial Mayor, el día 20, del mismo mes y año, con el Tomo- 18 en el Folio-4, lo que reforzó su prominente condición de casta “pilongo”. El plantel de Los Padres Franciscanos fue el sitio donde recibió educación y enseñanza, destacándose como alumno, así mismo manifestó adicción a la literatura.

Esta inclinación por las letras lo llevó, a que con apenas 18 años, colaborara con el periódico “El Eco de Villa Clara”, el primer medio de información acá. Procurador público, anti esclavista, contrario a la pena de muerte, poeta, plasmó sus ideales en la casi totalidad de los diarios locales como “La alborada”, “El Central”, “La Guirnalda Literaria”, “El Alba” y “La Época”.

Para el 3 de junio de 1848, se une en sagrado matrimonio con Ángela Quirós Hurtado De Mendoza, ocho vástagos fueron el fruto de dicho matrimonio. Su labor revolucionaria por la independencia de Cuba le motivó a crear, en 1860, unido a un grupo de intelectuales patriotas, La Sociedad Cultural “Liceo de Villa Clara”.

A pesar de su anhelo independentista, juntó sus fuerzas cívicas a las del Movimiento Reformista, formado entre otros por Félix Varela, José De la Luz y Caballero, José Antonio Saco y José Morales Lemus. Por eso, al estallar la clarinada dada por Carlos Manuel de Céspedes, en octubre de 1868, se sumó a la gesta libertaria y el 6 de febrero de 1869, secundó esa acción en Las Villas.

Se dirigió junto a su esposa, hijos y amigos, a San Gil, cerca de Santa Clara, donde los miembros de la junta proclamaron la independencia de Cuba. Mas tarde, todas las fuerzas insurrectas se concentraron en El Cafetal González, zona de Manicaragua, donde el propio Miguel Jerónimo, ante unos 6000 coterráneos, redactó el acta de pronunciamiento contra España.

En ese mismo lugar, el 7 de febrero de 1869, quedó organizada la Junta de Gobierno que presidió el mismo Gutiérrez, con Antonio Lorda de vicepresidente, Eduardo Machado, secretario y los vocales Arcadio García y Tranquilino Valdés. Al frente de las tropas fue designado Joaquín Morales Enríquez, además tremoló la bandera bordada por Inés Morillo Sánchez.

Miguel Jerónimo Gutiérrez estuvo en las más altas esferas de la dirección y el combate de la guerra. En la Asamblea de Guaímaro, el 10 de abril de 1869, fue miembro de la Constituyente, al aprobar la Constitución de la República en Armas, fue elegido vicepresidente de la Cámara de Representantes y se mantuvo en la manigua mambisa desde el primer alzamiento regional.

La muerte lo sorprende, la noche del 19 de abril de 1871, víctima de una despreciable delación, en la zona de Monte Oscuro, jurisdicción espirituana. Herido de gravedad fue hecho prisionero. Ataron su cuerpo a un caballo y tiraron de él por la agreste campiña. Todavía inconformes lo atravesaron sobre una mula de forma, que su cráneo se desmoronó con las piedras del camino.

Le dieron sepultura, por orden del jefe militar del departamento español, en algún sitio del camino a Sancti Spíritus, cuyo lugar no se ha podido conocer. Doña Ángela, viuda, en la calle Candelaria # 22, padeció los horrores de los gobernantes peninsulares. Sus bienes y posesiones fueron embargados, lo que la dejó en el mayor desamparo junto a sus hijos.

José Martí, el mas grande y universal de todos los cubanos en sus Obras Completas, Tomo I, página 384 dice sobre el mártir santaclareño: “…por el valor y por los años hacía como de cabeza… trajo a pelear el juicio cauteloso, el simple corazón, la cabeza inclinada, la lánguida poesía, el lento hablar y su hijo….”.

Por acuerdo del Ayuntamiento de Santa Clara, el 13 de septiembre de 1917, se dispuso una comisión gestora para erigirle un monumento al patriota en el parque La Pastora. Se colocó la primera piedra el 10 de octubre de 1917 y el general Gerardo Machado, lo develó el 20 de mayo de 1919, por su parte el padre Ángel Tudurí bendijo la estatua.

Este ejemplo de hombre dedicado a la libertad de su patria, sin reparar en el bien común, merece que su ideal patriótico sea más divulgado. Así mismo la obra monumentaria a su figura amerita ser atendida como se merece por las autoridades políticas y culturales. Así como el respeto por la población para que la obra escultórica este al nivel de quién fue un incansable luchador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada