jueves, 29 de octubre de 2009

¿DE QUIEN ES LA CULPA DE TANTA VIOLENCIA?, Licet Zamora Carrandi.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 24 de septiembre del 2009 (FDC). Hace unos meses atrás, exactamente desde que comenzó el verano, en las calles de la ciudad de Santa Clara se escuchan los comentarios de muertes que ocurren constantemente en ellas. Al punto que para frenar la ola de violencias se trajeron a los llamados Gallitos Negros, desde La Habana para reforzar el orden.

Lo que más asombra en estos momentos, es que los jóvenes de hoy, no conversan civilizadamente para consensuar en caso de un mal entendido, como tampoco usan sus manos para defenderse de una agresión. La situación esta dada en que ya nadie se quiere lastimar las manos con un puñetazo, todo se resuelve con el uso de las llamadas arma blancas.

Resulta importante poder leer y ver las intervenciones de personas especializadas en estudios sociales como son doctores en ciencias, respecto a la situación de la violencia. Señal de que las circunstancias no son nada favorables para la tranquilidad ciudadana, por lo que es cuestión de llamarse a la meditación y a un análisis ¿De por qué tantas muertes en tan poco tiempo?

En un estudio lo primero a debatir, es si la conducta a seguir por los padres es de alcoholismo, que por lo regular, genera en un carácter agresivo de las personas. Para poder determinar si la conducta social del individuo, no es más que un reflejo del desempeño de la realidad, con la cual convive en su hogar.

Es cierto, que el alcoholismo forja violencia, como también es verídico que en Cuba el expendio de bebidas alcohólicas es natural en cualquier esquina y que a pesar del precio que no es tan bajo que digamos, las personas adictas se esfuerzan por darse un trago. Entonces para que comercializan tantas bebidas, porque no crean más bebidas no alcohólicas.

Por otra parte, tenemos a los cubanos que desde su nacimiento, están dados a escuchar las doctrinas del castro-comunismo. Muchos por estar en desacuerdo con el sistema se fueron del país como solución al problema, lo que ha originado una división familiar, que ha cada paso se incrementa porque el (des) gobierno de los Castros, no da señales de mejorías para sus ciudadanos.

Los jóvenes se sienten frustrados, al ver que después de tanto estudiar y malgastar los días de su juventud en tareas que nada le aportan para sus vidas, como es la Escuela al Campo. Que cualquiera sabe que es una explotación infantil, para tener una carrera, en la mayoría de los casos no responde a sus intereses y con un mísero salario que no les alcanza para nada.

Otra de las cuestiones que no se puede desechar es “la violencia genera violencia”, no se quejen los señores que están sentados en el poder, desde hace 50 años, porque fue idea de ellos, el enseñar a odiarse a un pueblo entre sí. Desde el año 80, en este país se organizó una arremetida en contra de las personas que decidieron irse de aquí, con los llamados Actos de Repudio.

Ellos fueron abucheados, ofendidos, golpeados, atacados con huevos en la mayor parte de los casos y otros con tomates putrefactos. Estos individuos sufrieron la fanatismo de la parte más radical de un pueblo, al que se les orientó los repudiaran. Por solamente no querer compartir los días de su vida con una dictadura totalitaria.

Desde el año 2005, luego del 20 de mayo, Fidel Castro autorizó los actos de repudio contra los opositores. Nuevamente se montó en la violencia, se les dieron órdenes a los trabajadores para que abandonasen sus puestos de trabajo, a los estudiantes los sacaron de las aulas, les ponen hasta transportes para trasladarlos hacia las casas de los opositores pacíficos.

Se interrumpen así todas las actividades laborales y estudiantiles, para ir a dar un escándalo de la manera más denigrante posible, como argumento utilizan que son unos terroristas, cuando ni ellos mismos se lo creen. De esa manera se engendra la violencia en términos políticos y sociales, porque esos ciudadanos son los mismos que participan en esos actos degradantes.

No se concibe que la violencia se pueda utilizar en cosas buenas, porque nada que sea violento es bueno. De que se quejan ahora, si en estos momentos está de moda matar por cualquier cosa, ha sido el mismo sistema que ha inculcado el odio sin razón, el mejor ingrediente para la violencia. Entonces cabe preguntarse ¿De quien será la culpa de tanta violencia?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada