jueves, 29 de octubre de 2009

UNA SEÑAL PREOCUPANTE, Jorge Luís Artiles Montiel.

Prisión “El Cuncuní”, Santa Clara, Villa Clara, 24 de septiembre del 2009 (FDC). Ver un juego de béisbol en Cuba es hablar de pasión de casi todo un pueblo. Lo que pasó en el juego Cuba contra España es una cosa que puede dar al traste con el apasionamiento de los cubanos por su deporte nacional.

Para que describir el partido entre la isla y la otrora “Madre Patria”, pues lo interesante del mismo no estuvo en eso. Lo que llama la atención es que el flamante equipo Cuba, por poco lo pierde y los españoles no tienen ninguna tradición en el deporte de las bolas y los strikes.

Que un bateo como el cubano estuvo maniatado por un pitcheo ibérico que todavía nadie sabe ni de donde salió, se convierte en toda una vergüenza para toda una nación. Nación que ha conquistado varios títulos olímpicos, mundiales y panamericanos.

Todos los compatriotas pudieron observar por la televisión nacional, como el desafío se ganó finalmente por un batazo del obeso receptor pinareño Yosvany Peraza, quien conectó un jonrón como emergente a la hora de recoger los bates.

La conexión que decidió el juego era perfectamente fildeable e incluso todos los nacionales pudieron ver que ya la pelota estaba dentro del guante y el impacto del jardinero central español contra la cerca, la sacó del mismo y se le fue más allá.

Lo que inquieta a los cubanos que desean ver ganar a su selección nacional, es que si así resultó el comportamiento deportivo frente al inexperto equipo español, como será en los siguientes juegos contra selecciones que poseen mucha garra y realmente saben jugar a la pelota.

Los compatriotas cubanos, que se han hecho a fuerza de la práctica año tras año unos consumados expertos en cuestiones beisbolísticas, piensan que los atletas nacionales mejoraran su desempeño cada día que pase y podrán avanzar hasta discutir alguna medalla.

El asunto a discusión es el color de la medalla que se lograran colocar en el pecho los miembros del equipo cubano. Puesto que unos dicen que será la de bronce, mientras otros que se obtendrá la de oro, si se juega fino en lo que queda de Copa Mundial de Béisbol.

Sin embargo, para la inmensa mayoría de los aficionados cubanos, la medalla de oro no se alcanzará, porque todo parece indicar que los equipos de Estados Unidos de América y Holanda están muy bien preparados en todos los aspectos del juego.

Es necesario ir más allá de los resultados finales de este evento, que se van a esperar, lo real es que por muchas razones, el deporte nacional de esta isla está en franco retroceso. Eso lo demostró el ya mencionado juego versus España, donde el rico sabor de la victoria, como decimos los cubanos: “Fue de chiripa…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada