jueves, 3 de diciembre de 2009

ASPIRANTES A MONJES SOCIALISTAS, Rafael Pérez González.

Parroquia, Santa Clara, Villa Clara, 19 de noviembre del 2009 (FDC). Los monjes se caracterizan por una vida dedicada a la oración y existen órdenes religiosas en que pasan parte de su vida encerrados en una celda de clausura. Comen de manera frugal y están alejados de todos los placeres de la vida mundana. Solo se dedican a su fe y a sus trabajos en la congregación.

Si un cubano de a pie desea vivir sólo con su salario, podría intentarlo, pero antes necesitaría hacer algunos cálculos para ver si es posible realizar este deseo, sin pasar a una vida monástica. No deberá ostentar con su vestimenta y usará solamente una muda de ropa al año, además de tener una dieta magra acorde con los ingresos.

Así solo tendrá que comprar una pieza de cada una, de lo que compone la indumentaria individual. Al precio actual de esos artículos, el costo estaría cuando menos en 32. 00 CUC, es decir 32 por 25 igual a 800 pesos cubanos.

Tiene que estar integrado a la sociedad, o sea deberá trabajar. Por esta razón debe trasladarse a diario a su centro de trabajo y por ende gastar un peso para ir y uno para regresar a su casa. Como le corresponde laborar unos 312 días al año, el total seria 624 pesos destinados al transporte de tracción animal.

Para no ser tildado de asceta, usará utensilios de aseo personal. Como todo se cuenta por unidad, debe entonces emplear un jabón al mes, así como un desodorante y un tubo de pasta. Esto resulta en 5 pesos moneda nacional (MN) mensuales promedio para la pasta dental y 15 para el desodorante, si lo encuentra en ese precio, lo que da un total anual de 240 pesos MN.

No debe caer en el pecado de la gula y solo desayunará con el pan que le toca por la tarjeta, al módico precio de 0.05 centavos la unidad. La mitad del mes se alimentará con lo que reciba por la cuota de racionamiento. Así solo afrontará los gastos de los quince días que restan. Los egresos anteriores totalizan la módica suma de 18.25 pesos.

En esa segunda quincena puede suponerse que sólo comerá arroz y frijoles y lo que pudiera recibir en la carnicería, también racionado. Que además invertirá dinero en comprar lo necesario, para preparar las raciones antes descritas, como especias condimentantes, aceite, sal y otras menudencias.

Este cálculo anterior sería entonces 180 días del año por 7.50 diarios, lo que es igual a 1350. No se tiene en cuenta en la operación anterior, que ahora los chícharos se han suprimido de la Tarjeta de Racionamiento y se venden de manera liberada al precio de 3.50 pesos por libra.

Todo lo dicho anteriormente, es solamente referente a las cenas, pues se supone que este cubano almuerce en su trabajo al módico precio de un peso diario. Esto haría un total de 312 pesos al año, en la hipótesis de 26 días de labor por mes. Además en su mes de vacaciones no almorzará o lo hará en casa de amigos y familiares.

Falta incluir en la lista de gastos, el consumo del combustible para cocinar y de electricidad. Pero con la Revolución Energética, lo hará con la energía antes citada. Esto implicaría un gasto nunca menor de 25 pesos al mes, lo que sumarían 300 pesos al año. Además unos 60 pesos mensuales, para pagar la deuda de los nuevos refrigeradores chinos, igual a 720 en el mismo período.

Llegado el momento de sumar todos los gastos, si lo hacemos con cuidado, se observa que la cifra es de 4364 pesos cubanos. En la suposición que ese cubano reciba un salario de 350 pesos mensuales, que esta por encima del sueldo medio en el país, la diferencia sería 4200 menos 4364, o sea un déficit de 164 pesos.

El ejemplo es hipotético, pero los precios son reales. Se han dejado fuera del cálculo infinidad de cosas que necesita el ser humano, tanto materiales, como las que le son necesarias al que no lleva una vida monástica, como comprar un libro tomar vacaciones. Así la solución podría ser convertirse en un monje del socialismo, para ahorrar aun más y conformarse con el salario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada