jueves, 3 de diciembre de 2009

A CUALQUIER COSTO, Guillermo Fariñas Hernández.


La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 12 de noviembre del 2009 (FDC). Muchos cubanos y extranjeros quedaron sorprendidos, ante la paliza que sufrió la famosa bloggera Yoani Sánchez Cordero. Esta fue detenida por fuerzas policiales en La Habana, cuando pretendía participar en una convocada “Marcha Contra La Violencia”.

Esto aconteció, el pasado viernes 6 de noviembre del 2009, en un tramo de la calle G entre las arterias 25 y 27, de la capitalina barriada El Vedado. La líder mediática del portal digital “Voces Cubanas” fue introducida, en la parte trasera de un vehículo con placas particulares, por un trío de agentes de civil de la Seguridad del Estado.

Ya adentro, la esperaba una mujer vestida con el uniforme de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), la que sin que mediara dialogo de ningún tipo, la golpeó por el rostro en primera instancia. Posteriormente la pateadura prosiguió por zonas anatómicas como los glúteos, riñones y piernas.

Existen varias cuestiones no resueltas en este atípico interactuar con una personalidad de la magnitud de Yoani, por parte de una Policía Política muy profesional y que no deja nada a las casualidades. Si tenemos en cuenta que también fueron arrestados junto Sánchez Cordero, pero no golpeados Claudia Cadelo De Neri y Orlando Luís Pardo Lazo.

El también bloggero Eugenio Leal García, resultó detenido tras terminar la marcha de marras y fue tratado con profesionalidad, por el mismísimo coronel Luís Mariano Lora. Este oficial estuvo muchos años al frente del Departamento # 21 o de Enfrentamiento a la Actividad Subversiva Enemiga y ahora es uno de los sustitutos de la Dirección General de Contra Inteligencia.

Muchos analistas de la realidad cubana se preguntan: ¿Por qué oponerse a la participación de Yoani Sánchez en una actividad versus la violencia, que ni siquiera había sido convocada por ella personalmente? , ¿El gobierno castrista en el poder, combate o apoya la violencia en el mundo en general y en Cuba en particular?

La marcha referida fue un acto pacifista para condenar las acciones fanáticas en este planeta, pero sin otorgarle ningún matiz político. Allí muchos nacionales desfilaron, oponiéndose desde la violencia sexual, familiar, marital, social, política, verbal, religiosa, étnica, vecinal, intergeneracional y hasta supranacional.

Es cierto, que los envejecidos dirigentes fidelistas no son precisamente un dechado de pacifismo, aunque tras la caída del Muro de Berlín y el desmoronamiento de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, han preferido imitar retóricamente a Martin Luther King Jr. Aunque ahora surgen las dudas, respecto a si realmente se trata de una mala actuación.

¿Cuál es el motivo de atacar y detener a un grupo de personas, que solo iban a reclamar, lo mismo que dicen demandar los estamentos gubernamentales? ¿Será auténtica la postura de la nomenclatura del Partido Comunista de Cuba (PCC) con relación a la paz? ¿O les convendrán unas posiciones de una paz relativa y a conveniencia?

Esto se puede ver fácilmente, con el tratamiento hipócrita que se le otorga a la violencia dentro de la isla, que es un acápite de la vida cotidiana que se mantiene escondido. Aquí ninguno de los tipos de prensa, salvo puntuales excepciones, se les permite llevar una secuencia de los crímenes diarios, lo que se conoce en todas partes del mundo como Crónica Roja.

Los ciudadanos en este archipiélago no tienen derecho a la información, esta le es restringida por los censores que responden a la dirigencia totalitaria. Todo lo relativo a la consecución de actividades criminales en la comunidad donde residen, es mantenido en estricto secreto estatal y solo se conocen detalles de estas, a través de los rumores, denominadas a vox populix “bolas”.

Está muy claro, que el castrismo no podía aceptar la presencia de Yoani Sánchez y sus colegas Cadelo De Neri, Leal García y Pardo Lazo en un desfile contra la violencia. Porque estarían permitiéndoles marchar contra todo aquello, en lo que han creído y hecho durante toda su vida, en función de alcanzar y retener el poder político a cualquier costo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada