jueves, 3 de diciembre de 2009

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 26


El señor que lleva la nimiedad de 50 años en el gobierno totalitario de Cuba, afirmó en una de sus reflexiones, a la que tituló: “Una historia de ciencia ficción”. En ese escrito el doctor en derecho Fidel Castro Ruz aseguró: “En nuestro país, el índice de crímenes por cada cien mil habitantes es uno de los más bajo del mundo”.

Todo lo anterior está muy bien y si es así, los ciudadanos cubanos deben felicitar a las autoridades capaces de mantener la tranquilidad ciudadana. No obstante, surge la duda entre los hijos de este archipiélago con un mayor nivel de suspicacia en sus mentes, debido a anteriores afirmaciones hechas por el líder comunista, que han resultado unos chascos.

Lo primero que debe hacer este dirigente del Socialismo del Siglo XX y principal asesor de aquellos que intentan construir el Socialismo del Siglo XXI, es convertirse en alguien transparente. Esto se traduce en informar a sus conciudadanos los datos respecto a los actuales parámetros de criminalidad dentro de Cuba.

Debido a que los medios de prensa isleños, todos oficiales por cierto, no pueden difundir nada sobre los crímenes, que a diario ocurren en el interior de la nación. Los censores políticos del régimen castrista impiden abiertamente que los órganos de información masiva contengan como en cualquier parte del mundo, secciones de Crónica Roja.

Estos apartados periodísticos están caracterizados por las descripciones morbosas y crueles de la actividad criminal humana, algo que nadie desea que ocurra así. Más la curiosidad es un pecado de sujetos que conviven en sociedad y por lo general estos tratan de tener conocimiento, de como se comportan los criminales a su alrededor.

Para los hermanos Fidel y Raúl Castro el hacer indagación de los fenómenos sociales, que posean repercusión negativa, no constituye un derecho de sus subordinados. Ellos a pesar de repetir que este es el país más democrático del mundo, no aceptan acatar la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Fundamentalmente su Artículo # 19, que reza: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

¿Por qué la dirigencia fidelista no comunica a los pobladores dentro y fuera de esta tierra las estadísticas delictivas del país? Si son tan reducidas como alega el Comandante en Jefe ¿Para qué tanto secretismo respecto a los inventarios de los crímenes entre los cubanos?

Esa histórica enunciación realizada por Fidel Castro debe ser corroborada por sus súbditos, pues este rey expresó ahora no publicitadas mentiras como: “Cuba es una potencia médica” y hoy no existen medicamentos en los hospitales o también aquella: “Los niños cubanos son los más felices del mundo”, y en estos momentos no tienen leche a partir de los 7 años de edad.

Precisamente los habitantes de ese mismo país necesitan conocer, del modo más rápido posible ¿Cuál es el actual índice de criminalidad en Cuba? solo cual modo de saber a que atenerse en la tierra que los vio nacer. Los compatriotas del doctor Castro Ruz no son muy exigentes, porque él les ha ensañado a no exigirle nada, eso si, esperan la respuesta en una próxima reflexión suya.

FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada