jueves, 3 de diciembre de 2009

¿POR QUÉ ESTO NO SE INFORMA? Ramón Jiménez Arencibia.


El Condado, Santa Clara, Villa Clara, l9 de noviembre del 2009. (FDC). A diario, tanto la prensa oficial, única autorizada a circular en el país, como las Mesas Redondas, dedican grandes espacios de sus emisiones a la crisis económica. El tema siempre es el mismo, los efectos que esta causa, en los países capitalistas y en especial en las naciones en vías de desarrollo.

Raro es el día, en que no se informa de miles y hasta millones de desempleados que la misma a causado. Hasta ponen en duda los vaticinios que formulan los Premios Nobel en Economía, sobre la segura eliminación de las dificultades, a mediados del año próximo

Causa admiración, que los graves problemas que afectan el patrimonio y las finanzas en Cuba no se recojan en estos medios informativos. Resulta un tema tabú para la opinión pública nacional, conocer a profundidad, las estadísticas no distorsionadas de la realidad cubana, de su industria, comercio y también de la agricultura.

Entre los “sabios” en esta disciplina, se encuentran los periodistas que forman el panel de las Mesas Redondas. En ocasiones junto a Osvaldo Martínez, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Todos ante las cámaras realizan brillantes análisis de la economía mundial e incluso se atreven a ofrecer recetas. ¡Que sarcasmo!

Liborio, como es conocido el pueblo cubano, aspira hace más de medio siglo que estos eruditos y científicos de las ciencias “inexactas” encuentren solución a los graves problemas económicos que enfrenta la nación. Que abandonen su espíritu servil, con lo cual buscan justificar las prebendas y privilegios, que reciben del castrismo a costa de la miseria de sus conciudadanos.

¿Por qué los medios informativos no comunican a los trabajadores, campesinos e intelectuales, la causa verdadera del descalabro político económico y social en la isla? Esta situación no podrá resolverse solamente con petróleo procedente de Venezuela, por grande que sea la cantidad recibida o los créditos especiales.

La infraestructura de Cuba ha sufrido golpes muy fuertes, que ha promovido la descapitalización masiva, tanto de los activos tangibles como intangibles. La agricultura destruida con resultados ineficientes, la industria obsoleta, sin inversiones y falta de mantenimiento. Por lo que el Producto Interno Bruto (PIB) no ha podido recuperarse.

No se habla de la caída de las exportaciones o la disminución de los ingresos por ese concepto. Tampoco de la incidencia que el deterioro económico ha provocado en la salud pública y la educación, lo que está determinado por la necesidad de exportar médicos y profesores al carecerse de fondos exportables.

El pueblo a pesar de la censura y falta de veracidad en las informaciones que le brindan, ha sacado sus conclusiones. La problemática actual solo podría resolverse mediante una amplia reforma estructural, que libere las fuerzas productivas del absurdo bloqueo interno de un modelo fracasado y propicie inversiones nacionales así como extranjeras.

Se habla con insistencia, pero no oficialmente, de la eliminación de la Libreta de Control de Ventas de Alimentos. Conocida popularmente como Libreta de Abastecimientos. El periódico Granma en algunas ediciones ha recogido opiniones en ese sentido, unas en pro, otras en contra. No hay dudas de que existe una gran incertidumbre.

Recientemente en un editorial de ese órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, (PCC), su director Lázaro Barredo Medina, prácticamente culpó al pueblo de la situación de penuria que vive el país. Al plantear que el estado subsidiaba el alimento de la población y que había que cambiar, que estos deben cesar.

Lázaro, tuvo sus respuestas refutantes, pero Liborio sigue desinformado. Los voceros del régimen ocultan la verdad sobre la eliminación o no de la libreta. Ya han desaparecido algunos productos que han sido liberados a precios exorbitantes, inalcanzables para las familias de menores ingresos. ¿Por qué esto no se informa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada