jueves, 17 de diciembre de 2009

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 30


El pasado domingo 13 de diciembre del 2009, el pueblo cubano pudo ver alarmado y asombrado, como eran interpeladas con frases intolerantes un grupo de mujeres cubanas, quienes solo caminan por las calles de su patria, con la solicitud de la liberación de sus esposos, hijos o hermanos. Ellas son reconocidas internacionalmente como Las Damas de Blanco.

Seguidores del gobierno que hace la nimiedad de medio siglo, rige los destinos de esta isla-prisión, afirmaron agresivamente antes las oficialistas cámaras de la Televisión Cubana, que jamás permitirían que los “contrarrevolucionarios” tomen las calles del país. Ante los pasmados televidentes del Noticiero Nacional de Televisión se ofrecía una clara lección de fanatismo.

Fuera necesario recordar ante la Historia de Cuba, más reciente, que nunca los familiares de los prisioneros por asaltar con armas de fuego el Cuartel “Guillermón Moncada” que salían a pedir amnistía para sus consanguíneos recibieron un trato con tal desparpajo. Estos reos políticos cubanos reclamados ahora por ellas no mataron a nadie y sus acciones antigubernamentales nunca fueron violentas.

Los espectadores nacionales observaron como un hombre obeso y vestido de civil interpelaba a un periodista independiente, que reportaba el Acto de Repudio orquestado contra este colectivo de mambisas del Siglo XXI. Lo que ningún cubano de a pie podía saber, es que este supuesto ciudadano que increpaba al comunicador social, era un alto oficial de la Seguridad del Estado.

Hasta ese punto llegó la manipulación de la teléaudiencia de este archipiélago, porque todo parece indicar, que ya no quedan auténticos “revolucionarios” para defender al agonizante castrismo. Y los dirigentes políticos o represivos se ven obligados a hacer pasar a un teniente coronel de la Policía Política por un ciudadano común.

En los interrogatorios que los represores de oficio mantienen con los disidentes públicos y pacíficos, estos oficiales hacen mucho énfasis, en que bajo ninguna circunstancia aceptaran, que se hagan actividades en plena calle. Y constantemente son amenazados con recibir palizas, si se atreven a hacerlo.

Por otro lado, se espera una inminente apertura económica en el sistema político-social cubano, lo que todavía se desconoce es la profundidad de las transformaciones. Solo se conoce, que las medidas al respecto se harán saber, durante la próxima celebración de la Asamblea Nacional del Poder Popular, este órgano legislativo sesionará, los días 19 y 20 del presente mes.

Se reunieron con los oficiales de los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) y del Interior (MININT). Al redactarse estas letras, lo hacen con dirigentes del Nivel Central del Estado, así como de las entidades provinciales. Los militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC) cuchichean a “sotto voce”, que vendrán Medidas Económicas Especiales.

Algunos hablan de una cooperativización del comercio minorista, mientras otros aseguran, que todo será una privatización de esta esfera de los servicios. Ya existen compatriotas, los cuales aseveran que los asesores económicos de la República Popular China y de la República Socialista de Viet Nam están a la espera, para iniciar los cambios.

Solo recordarles a los lectores, que los estados socialistas anteriormente mencionados, hicieron en su momento aperturas economicistas, pero nunca en el sentido de ceder poder político alguno. Se han afianzado cuales sociedades dictatoriales y totalitarias en lo político, a la vez que, son emporios capitalistas en cuanto a lo económico.

Resultó un axioma, durante el proceso de liberación de la economía china al modo de producción capitalista, paradójicamente creció la represión política, respecto a los opositores del régimen autocrático. Todo parece indicar que las pateaduras en Cuba el Día de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, confirman que es un principio de lo que sobrevendrá.


FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada