jueves, 3 de diciembre de 2009

EPÍSTOLA DE LA REDACCIÓN, No: 25


Una dolorosa noticia recorre toda América, las fuerzas en pugna en la hermana y vecina República de Honduras no lograron ponerse de acuerdo. Y los voceros de las acciones violentas en Cuba, Nicaragua y Venezuela están de plácemes, pues a ellos estas coyunturas les son necesarias para seguir con la manipulación de sus respectivos pueblos.

A los seguidores de las tendencias izquierdistas más radicales, no les convenía bajo ningún concepto, que existiera un entendimiento entre los que hacen política en la patria de Francisco Morazán. Puesto que ellos estaban desprovistos de pretextos para poder radicalizar su lucha por el poder ejecutivo de esa nación.

Ahora, podrán pretextar muchos despropósitos en nombre de un ex - presidente asilado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa. Pero la historia demostrará que José Manuel Zelaya Rosales es solo un rehén de los radicales de izquierda, que fueron quienes lo introdujeron y mantienen dentro de la sede diplomática brasileña.

Este ex – presidente constitucional hondureño debe tener mucho cuidado, porque su caso recuerda en muchos aspectos al del difunto presidente de Chile Salvador Allende Gossens. Él que cuando intentó entregarse a sus sitiadores en el Palacio de La Moneda, fue ultimado por sus propios escoltas, los que por cierto eran de nacionalidad cubana.

Poco se conoce de los detalles del regreso de Zelaya Rosales a la capital de su país, aunque resulta altamente sospechoso para los observadores y analistas, que quien los anunció al mundo fue Hugo Chávez. Esto da la medida que la mano del venezolano y es probable que la del gobierno de Cuba, sean las que estén detrás de todo el andamiaje.

Zelaya fue llevado a territorio brasileño, pero en pleno corazón de Honduras, para desestabilizar las elecciones convocadas, para el próximo 29 de noviembre del 2009. Estas votaciones romperían con el status de precariedad constitucional, en que se encuentra el gobierno de facto del actual presidente Roberto Micheletti.

Y este no es el plan que necesitan los muchachos de esa trasnochada izquierda latinoamericana, ellos junto a sus patrocinadores precisan, desatar acciones violentas en pos del denominado Socialismo del Siglo XXI. Como único modo de obtener una conmoción que acarrearía el interés sobre sus ideales de los frustrados en la subregión.

No por gusto, durante su último programa radio-televisivo “Aló Presidente”, el cuasi dictador Hugo Rafael Chávez Frías realizó un llamado histérico, a prepararse para una futura guerra con los Estados Unidos de América. Chávez Frías tomó como trivial pretexto la firma de los acuerdos de cooperación militar entre Colombia y ese país.

Es un deber histórico de todos los hombres y mujeres de buena voluntad de este mundo y sobretodo de de los de América Latina, escrutar las venideras elecciones en la República de Honduras. De no cometerse fraudes por parte de las autoridades locales, entonces reconocer al legítimo gobierno por elegir.

Dejarse llevar por los llamados a desconocer la legitimidad de los venideros gobernantes hondureños, es seguir el llamado a que predomine el caos en esta área geográfica. Asunto que necesitan urgentemente los chavistas, fidelistas y sandinistas, para desviar la atención de sus ciudadanos, sobre como estos dirigentes en el poder violan sus propias leyes.


FDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada